Adolescente trans recibió fuerte golpiza en EEUU

177

Estados Unidos.- Una adolescente transexual fue atacada por un grupo de 20 personas en una fiesta en Phoenix, Arizona.

El ataque fue fríamente calculado. Dakota Kern, adolescente transexual, fue invitada por un grupo de jóvenes a una fiesta en una piscina  en Phoenix, Arizona, sin saber que allí sería golpeada por un grupo de 20 jóvenes. Ese fue el peor día de su vida.

El día llegó y la adolescente se dirigió a la fiesta. Al llegar fue víctima de insultos transfóbicos por parte de algunos de los invitados a la fiesta, así que ella optó por irse.

Sin embargo, al tratar de salir no se lo permitieron. A lo lejos, la joven escuchó que otros vociferaban que la agarraran. Acto seguido, un grupo de 20 personas se le fue encima, según contó la adolescente, y comenzaron a golpearla.

Kern narró que le  “agarraron de la cabeza, luego por el cuello y la golpearon muchas veces, le dieron puños hasta que se desmayó”.

Aunque Dakota perdió el conocimiento, aseguró que pudo ver todo lo que le hicieron porque la embestida fue grabada con móviles y luego subida a las redes sociales, como si fuera un logro significativo para este grupo de atacantes.

Después de la agresión, los amigos de la joven lograron ayudarla, rescatarla y llevarla a un centro de salud donde permanece hospitalizada. Ya logró poner la denuncia.

Al parecer, Dakota concluyó que la fiesta fue una farsa para ser atacada. “Esa fiesta fue una trampa para atacarme y darme una paliza entre todos los que asistieron. Aun teniendo esa hipótesis, no logro comprender cómo puede haber tanto odio entre las personas”, agregó la afectada.

La madre de Dakota pidió a las autoridades que capturen a los culpables y les hagan pagar con la cárcel el atroz crimen que cometieron en contra de su hija. “Todos los que participaron en esta barbarie deberán pagar con cárcel”, agregó la madre.

Reasignación de sexo en Estados Unidos

Hacerse una reasignación de sexo en Estados Unidos podría superar los 10 mil dólares porque es un proceso sumamente costoso.

El gobierno no apoya en ninguno de los costos, y quienes decidan someterse a este proceso deberán esperan cerca de tres años para ver los resultados.