Aficionados LGBT en el Mundial Rusia 2018 temen por su seguridad

139

Rusia.- Activistas de la comunidad LGBT señalaron que dicho sector será tolerado en Rusia durante la Copa del Mundo. Pero temen que a mediados de julio, una vez que el Mundial concluya y que la atención deje de concentrarse en el país, la homofobia seguirá siendo la pauta.

El jefe de la Federación Deportiva LGBT, Alexander Agapov, señaló que no puede promover competencias sin contratar personal de seguridad; dado que él mismo ha sufrido agresiones en el transporte público.

No obstante pronosticó que los extranjeros que lleguen al país para el Mundial no percibirán un solo problema de homofobia o discriminación. “En el estadio y sus alrededores creo que será bastante seguro” ondear insignias de la comunidad LGBT; como la bandera del arcoíris.

Esa tolerancia, añadió Agapov, se divulgará a la postura sugerida por el comité organizador de la Copa del Mundo, operado por el Gobierno.

“Todos los visitantes a Rusia 2018, sin importar su raza, género, religión, capacidades u orientación sexual, pueden esperar una cálida bienvenida”.

“Las personas no serán sancionadas por expresar sus sentimientos. Se permitirá la exhibición de banderas del arcoíris en el graderío o en las celebraciones públicas”, manifestó Agapov en un comunicado.

Las autoridades rusas no permiten banderas LGBT en sitios públicos

Por lo general, las autoridades rusas prohíben dichas manifestaciones por parte de la comunidad diversa, al considerarlas “propaganda gay”. Las leyes de Rusia dictan que cualquiera que muestre la bandera del arcoíris en un lugar público donde haya niños, incluido un estadio, será multado.

Grupos rusos antiLGBT recurrieron a las redes sociales para denunciar a profesores LGBT; con el fin de que se les expulse. Algunos delincuentes, según Dzhibladze, usan aplicaciones homosexuales de citas, a fin de encontrar personas para robarles sus pertenencias.

Para Agapov la ley es una carga financiera para la federación deportiva de la diversidad. Un torneo de fútbol suele requerir sólo 2 canchas en un complejo deportivo. Pero la organización debe contratar un 3° campo, sólo para impedir que este se alquile para algún partido infantil.

Si ese partido se llevara a cabo y lo niños miraran el cotejo de la comunidad LGBT, se quebrantaría la ley.