lunes, septiembre 27, 2021
InicioInternacionalesAir France autoriza a sus azafatas no volar a Irán

Air France autoriza a sus azafatas no volar a Irán

París.- La aerolínea francesa Air France accedió este lunes a la demanda de organizaciones por parte del personal para que las empleadas de la aerolínea que lo quieran puedan elegir no estar destinadas en los vuelos hacia Irán, las cuales se reanudan a partir del próximo 17 de abril, debido a la obligación en ese país de cubrirse el pelo con un velo por motivos religiosos.

«Cuando una azafata o una piloto sea afectada a un vuelo con destino a Irán, Air France le dará la posibilidad de desistir y ser asignada a otro vuelo«, expresó a través de un comunicado la compañía, que quiso así cerrar la polémica que se había generado.

Para poder evitar participar en estos vuelos las empleadas tendrán que haber indicado previamente que se niegan a llevar un pañuelo que cubra su cabello, como lo imponen las autoridades iraníes a todas las mujeres en los espacios públicos.

La aerolínea también hizo hincapié en que esta obligación, que no es necesaria aplicarla durante el vuelo, lo respetan «todas las compañías aéreas internacionales» que vuelan a Irán.

La junta directiva de Air France organizó este lunes una reunión de concertación con los sindicatos sobre esa cuestión, con vistas a la reanudación de su línea París-Teherán, que se encontraba suspendida desde 2008 por las sanciones internacionales contra el régimen iraní por su programa nuclear militar.

Igualmente recordó que «la tolerancia y el respeto de las culturas y de las costumbres de los países en los que está presente forman parte de los valores fundamentales de Air France y de sus empleados«.

La aerolínea francesa tiene programado realizar tres vuelos semanales París-Teherán y para ello utilizará dos modelos de aviones, el Airbus A330 (con 2 pilotos y 8 miembros del personal de cabina) y el A340 (con 2 pilotos y 10 miembros del personal de cabina).

La Unión de Navegantes de la Aviación Civil (UNAC) había pedido que la ministra de los Derechos de las Mujeres, Laurence Rossignol, interviniera en este conflicto laboral.

Rossignol se mostró muy «satisfecha» con la solución que fue tomada entre la dirección y los sindicatos: «Este sistema preserva los intereses económicos de la empresa y es conforme con las leyes del país de destino, además de respetar la libertad de conciencia del personal navegante».

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments