Amnistía Internacional repudió el nuevo sistema penal juvenil

239

Amnistía Internacional rechazó el proyecto del Gobierno argentino y recordó que la ONU le pidió al país descartar disposiciones que “puedan endurecer las penas o reducir la edad de responsabilidad penal”.

Asimismo, la sede local de la organización internacional, con la firma de su titular, Mariela Belski señaló que “esta necesaria reforma no puede hacerse de cualquier manera” dado que “el propio Comité de los Derechos del Niño de la ONU, en sus Observaciones a Argentina de junio de 2018, hizo hincapié en que la ley penal juvenil no debe incluir disposiciones que puedan endurecer las penas o reducir la edad de responsabilidad penal”.

Mirá también: Régimen Penal Juvenil: gradual y con prisión como último recurso

La entidad emitió “alerta sobre los anuncios” del Gobierno de Mauricio Macri en materia de seguridad “en detrimento de los derechos humanos”. En las mismas declaraciones se reprochó el uso de las armas tipo Taser, que por ser de “electrochoque” pueden ser utilizadas por las fuerzas de seguridad para “malos tratos y torturas”.

Amnistía contradijo también las cifras dadas por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, sobre la participación de extranjeros en delitos ocurridos en la Argentina.

En su afirmación, Amnistía declaró su “profunda preocupación” en relación con todos las recientes noticias del Estado en materia de seguridad e indicó que “el mantenimiento del orden y la seguridad no se contrapone con los derechos humanos”, sino que “por el contrario su respeto y protección es una de las dimensiones que mejor describe un Estado de Derecho”.

Amnistía Internacional también se pronunció en contra de las armas de electrochoque

Acerca de las armas tipo Taser se recuerda que la organización llevó a cabo hace unos años una investigación referente al uso de esas “pistolas de electrochoque”, labor de la que brotaron “dos preocupaciones principales en materia de derechos humanos, que otros organismos internacionales, como el Comité contra la Tortura de la ONU comparten ”.

El organismo internacional mantuvo que por un lado “se subestiman los riesgos relacionados con la salud y la vida de las personas expuestas al uso de estas armas”.

Por otro lado, se reiteró que “las armas de electrochoque muestran un alto riesgo de que se usen de modo inapropiado y excesivo (incluyendo malos tratos y torturas) motivado a que no dejan rastros visibles de lesiones o sufrimiento en la persona” sometida a su aplicación.

Se recalcó que esto es “bien relevante” porque “el punto es cómo el Gobierno puede garantizar que las fuerzas de seguridad hayan sido capacitadas y estén preparadas continuamente para que no ocurran usos incorrectos”, manifestó Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina. 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *