Aníbal Pachano y Graciela Alfano protagonizaron reencuentro en la TV

121

Aunque el reencuentro y el perdón se dará fuera de las cámaras, Graciela Alfano y Aníbal Pachano se reencontraron en la televisión, luego de años de un fuerte impase.

El estudio del ciclo Los Ángeles de la Mañana, conducido por Ángel de Brito, fue el sitio del reencuentro del par de mediáticas figuras. Hace 9 años Pachano y Alfano se vieron envueltos en una escandalosa situación en el Showmatch.

En aquella ocasión Alfano le gritó a Pachano en un camarín del Showmatch: “Sidoso de mierda”. Sus palabras no sólo fueron rechazadas a nivel social sino que llegaron a la justicia.

Luego de años de dolor, la exvedette se disculpó con el coreógrafo pero este se negó a aceptar sus palabras. Alfano se llenó de tristeza y por ello lloró en pleno estudio.  

Con gran fuerza el integrante del Bar le respondió: “No me merecía todo lo que me dijiste en ese camarín, porque yo soy una persona de bien. Puedo hacer cualquier juego, pero no juego con la enfermedad ni con el trabajo de las personas. Hay cosas que no perdono. Me parece que fue una traición, y yo soy un tipo muy derecho. Puedo entender los errores de cada uno y aceptarlos”.

No le dio el perdón

Pachano aclaró que para él resultó mucho más dolorosa la ofensa porque vino de parte de Alfano: “Yo ahora puedo compartir un set, un trabajo, porque no me afectó. Ya sí no puedo compartir cosas privadas con ella, eso fue lo que más me dolió”.

Muy arrepentida ante el fuerte descargo, la ex mujer de Matías Ale dijo: “Fueron perfectas sus palabras, porque fue una traición”.

 “Agradezco a Aníbal que no me lo haya perdonado, porque si no me hubiese pasado como tantas veces en la vida que me he hecho la divertida y en base a eso le clavé una puñalada a amigos”.

La exvedette trató de asentar las bases para la firma de la paz entre ambos, lo que se desconoce si pasará en algún momento.

“Yo extraño a Aníbal, tu inteligencia, las charlas. Si no te llamé no fue porque no lo sentía, fue porque no tuve un padre y madre que me enseñen a hacerlo. En diez años, creo que he aprendido a escuchar. Yo no te escuchaba en ese momento, yo seguía en mi burbuja de diva tarada”. 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *