sábado, octubre 16, 2021
InicioInternacionalesArgentina: Aníbal Fernández y Manzur procesados

Argentina: Aníbal Fernández y Manzur procesados

El juez federal  Claudio Bonadío procesó a los ex ministros de Salud Juan Manzur, Daniel Gollán y al ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández. Es por la causa que investiga la licitación del plan Qunita, que entrega a embarazadas un kit para recién nacidos.

El magistrado determinó trabar un embargo hasta cubrir la suma de 440 millones de pesos. También ordenó imputar a otros veinte funcionarios por los delitos de fraude en perjuicio de la administración pública, abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público.

Bonadío acusa a los funcionarios de intervenir en la licitación con el fin de beneficiar con un contrato millonario a empresas sin experiencia en el rubro. La empresa Fasano, fue favorecida con un contrato de 903 millones de pesos para proveer 115.000 de los 140.000 kits que contempla el programa Qunita.

Fasano fue la más favorecida ya que es la que más caro cobró cada kit, 7850 pesos. Integrantes de otras firmas que también resultaron beneficiadas (como Delta Obras y Proyectos, Compañía Comercial Narciso, Grupo Diela SRL, Dromotech, y Fibromad) también han sido acusados.

Fue Graciela Ocaña quien realizó la denuncia contra los funcionarios a partir de un informe publicado por el sitio de internet Eliminando Variables. «Los informes demostraron que la calidad de los productos podrían generar accidentes. Era una buena idea, podemos coincidir todos en eso, pero no se puede admitir que se haya montado un negociado enorme» sentenció la diputada.

El Plan Qunita fue un programa impulsado durante la gestión de Cristina Fernández compuesto por un kit de cuna que se otorgaba a embarazadas beneficiarias de la Asignación por Embarazo.

El 28 de enero pasado, por orden del ministerio de Salud de la Nación, se suspendió la entrega de kits de Qunita. Según informó el diario Hoy, el INTI advirtió en noviembre pasado los peligros de las cunas que se entregaban. Se estudiaron seis ejemplares.

De acuerdo al informe en todas las cunas se detectaron bordes afilados y aristas peligrosas. Además, se detectó que en solo uno de los productos analizados existe una distancia apropiada entre los barrotes (la norma establece entre 45 y 65 mm).

Además mostraron una falla en las uniones que sujetan la estructura, ya que se desprendían con un peso inferior a los 9 kilos, que es lo mínimo que deberían soportar. Por último, se señaló que en los kits no figuran las instrucciones de uso ni tampoco se advierte sobre los peligros de asfixia.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments