Argentina declaró la emergencia agropecuaria en cuatro provincias

73

Argentina. – El gobierno argentino declaró la emergencia agropecuaria en cuatro provincias del país.

El motivo de esta declaratoria se debe a las inundaciones e incendios que se han generado en estas localidades y que han provocado pérdidas millonarias al sector, según comentó el presidente Mauricio Macri durante su primera conferencia de prensa del año.

Los productores que sufrieron daños en sus cultivos podrán aplazar el pago de los impuestos nacionales, no tendrán vencimientos en los préstamos que hayan recibido del Banco Nación hasta el final de la emergencia y se otorgarán créditos con tasa subsidiada.

El gobierno además tiene previsto crear un fondo para los productores que no estén bancarizados y podrán acceder a líneas de créditos con una tasa especial.

Durante la conferencia de prensa, el presidente Macri también destacó que el gobierno está “para asistir con todas las herramientas que tengamos”.

A pesar de que el mandatario evitó hablar de cifras, la campaña agrícola podría registrar pérdidas de entre 1100 y 1750 millones de dólares, según previsiones oficiales y privadas.

Gran parte del centro-sur de Santa Fe, zonas del norte y oeste de Buenos Aires y Córdoba han sido las más afectadas por las inundaciones.

Banco Mundial. Un informe de esta institución que lleva por nombre “Análisis ambiental del país: Argentina” consideró que “las inundaciones son los desastres naturales que amenazan a la nación”.

Según destacaron, las inundaciones representan el 60% de las catástrofes de cada año -el resto son tormentas, sequías e incendios- y explican 95% de las pérdidas económicas por estas causas.

Adicionalmente, expresaron que el costo de las inundaciones por desborde de los ríos representa el 49% del costo anual total por desastres naturales, mientras que el costo de las inundaciones urbanas significa otro 46%.

El trabajo fue realizado en 2016 por un equipo de expertos en desarrollo sostenible, medio ambiente y recursos naturales.

En total estimaron que los daños causados por el agua equivalen cada año al 0,7% del producto bruto interno (PBI).

La investigación también reconoció que la cantidad e intensidad de las precipitaciones se incrementó y calcularon que el volumen de lluvias creció 20% entre 1961 y 2010.

El riesgo de sufrir inundaciones ribereñas aumenta también con la deforestación en las cuencas altas y una infraestructura deficiente de drenaje en el área rural, detallaron.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *