Argentina encabeza el ranking regional de obesidad infantil

Cada 12 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Obesidad, fecha elegida por la Organización Mundial de la Salud. De acuerdo con las estadísticas del Ministerio de Salud, en Argentina el 30% de los niños padece sobrepeso; mientras que el 6% sufre de obesidad infantil.

Tales números ubican al país como el número uno en el ranking de este temible padecimiento. Del mismo modo, las cifras indican que 6 de cada 10 adultos presentan obesidad o sobrepeso.

Según se sabe, la obesidad se define como una acumulación excesiva de grasa en el organismo. Datos de la OMS indican que, desde 1980, la obesidad, ha aumentado a más del doble en todo el mundo.

Vea también: Afinan detalles para celebrar el Día Mundial de la Diabetes

Consecuencias de la obesidad infantil

Pero más allá de eso, las alertas se encienden a causa de los múltiples casos de obesidad infantil que se presentan en el país. Sus consecuencias son terribles, ya que pueden derivar en enfermedades crónicas no transmisibles; tal es el caso de diabetes, hipertensión o enfermedades cardiovasculares.

En este sentido, la doctora Victoria Falcón (pediatra y M.N. 140452) recomendó: “Es importante incentivar el desarrollo de una vida saludable basada en una buena alimentación acompañada por actividad física. En cuanto a la alimentación, los hábitos de los niños están lejos de ser los recomendados, ya que solo el 17,6% de los chicos y chicas de 13 a 15 años consume 5 porciones diarias de frutas y verduras, y la mitad de la población de esa edad, consume 2 o más bebidas azucaradas por día. La infancia es el mejor momento para transmitirles a los niños hábitos que contribuirán a que sean adultos saludables”.

obesidad infantil

¿Qué hacer para combatir la obesidad infantil?

Para afianzar su teoría, la especialista indicó que existen varias prácticas que los padres pueden aplicar para que sus hijos crezcan sanos y no pasen a formar parte de estas estadísticas. Primeramente, sugirió priorizar la comida casera.

“La comida de casa es superior, en especial porque al prepararla se tiene registro de ingredientes y materia prima que se usan, moderando el uso de sal, azúcar y grasa de los alimentos que se consumen”, apuntó Falcón.

Asimismo, recomendó aumentar el consumo de agua. A su juicio, el agua es el líquido que mejor hidrata a todos; “los jugos y gaseosas son bebidas de alto contenido de azúcar, incluso aquellas dietéticas con edulcorantes. Al consumirlas en mayor cantidad que la sugerida, ocasionan efectos adversos a largo plazo”.

Otra opción saludable consiste en armar platos balanceados. Cuanto más variada es la dieta mayor diversidad y densidad de nutrientes estamos incorporando. En cuanto a las porciones, la clave está en ajustar las cantidades y respetar la saciedad del niño, para evitar que coma sin apetito.

Sin embargo, estos hábitos alimenticios deben acompañarlos con alguna actividad física. El Consejo Nacional de Actividad Física y salud del Ministerio de Salud confirmó que el 83% de los adolescentes argentinos es insuficientemente activo.

Maribel Sánchez

Maribel Sánchez

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email