Medio Ambiente

Argentina: Las Ardillas de vientre rojo provocaron molestias en los productores

Argentina.- El gobierno nacional solicitó mayor control en la expansión de la Ardilla de vientre rojo, una especie traída por el hombre al país hace aproximadamente 50 años y actualmente amenaza la biodiversidad, la salud, la producción y los servicios.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación pidió detener la expansión de la ardilla de vientre rojo, una especie originaria del sudeste asiático que fue traída por el hombre a Luján, hace unos 50 años y se desarrolló como especie exótica invasora (EEI).

Por tratarlo como una especie “atractiva”, este animal salvaje es introducido en distintos puntos del país arriesgando la salud, la biodiversidad, las producciones y los servicios de la ciudadanía.

La Ardilla de vientre rojo es una especie exótica pero peligrosa

Según señalaron los especialistas, esta especie al igual que otros roedores, pueden traspasar parásitos y enfermedades como la leptospirosis a los seres humanos afectando a las especies vegetales de la región “actuando como predador o competidor de la fauna silvestre”.

Al mismo tiempo, al consumir una gran variedad de frutos y semillas, lesiona las plantaciones comerciales y familiares. De este modo, la Ardilla de vientre rojo descorteza árboles, reduciendo así la calidad de la madera predestinada para la producción forestal, destruyendo los sistemas de riego, transformadores eléctricos, cables de electricidad, televisión y telefonía.

La población de esta especie se destaca por superar los 100 mil ejemplares y residen en más de 2.200 kilómetros cuadrados, lugar que equivale a diez veces la ciudad de Buenos Aires, según reportes realizados por el Grupo de Ecología de Mamíferos Introducidos (EMI) de la Universidad Nacional de Luján.

La especie está radicada en quince localidades de la provincia de Buenos Aires, incluyendo parques de la Capital Federal y en las provincias de Córdoba y Santa Fe.

El organismo de gobierno hizo énfasis en “generar conciencia y trabajar fuertemente en la prevención para limitar la captura, tenencia, traslado y liberación de ardillas y de este modo, evitar nuevos focos de invasión.

“La tenencia responsable de mascotas incluye saber qué tipo de animales de compañía se pueden tener. En este caso, vale considerar que la ardilla no es una mascota ni un adorno y que todos podemos ayudar a frenar su expansión para proteger la biodiversidad de nuestros ecosistemas, la salud y la producción”, declararon.

Marketing Digital Experience

Kreisly Bednarczyk

Licenciada en Educación Inicial. Experiencia en redacción de medios digitales en portales como La Mega de Toronto (Canadá).

Artículos relacionados

Close