Argentina: Luis Barrionuevo frenó la reorganización de la CGT

101

Buenos Aires.- Dirigentes gremiales allegados a Luis Barrionuevo, tomaron la decisión de no renunciar a sus cargos dentro de la CGT y por consiguiente las negociaciones continuarán. Por ahora no hay acuerdo entre todas las áreas sindicales

Un café, papeles, un bolígrafo, una botella de agua y un copa, todos los dirigentes gremiales reunidos en la calle Azopardo, donde esta ubicado el edificio de la Confederación General del Trabajo (CGT), sin embargo las cosas se tornaron un poco dificultosas, ya que todas las autoridades debían renunciar, sin embargo, líderes gremiales vinculados a Luis Barrionuevo tomaron la decisión de continuar en su cargo.

Carlos Acuña, quien es uno de los triunviros de la central obrera, y líder del gremio de Empleados de Estaciones de Servicio Garagistas, fue uno de los primeros en no renunciar, ya que prefiere cumplir con su mandato hasta 2020.

La no renuncia de Acuña dificultó las cosas para elegir nuevas autoridades, ya que así lo plantea el estatuto de la central obrera. “Las anteriores autoridades deben renunciar, para que nuevamente se abra el proceso eleccionario y determinar las nuevas autoridades”.

Los que continuaron por la línea de Acuña fueron Oscar Rojas (Maestranza), Juan Martini (Tabaco), Argentino Geneiro (Gastronómicos), Luis Cejas (Viajantes), todos ellos responden a Luis Barrionuevo, quien es el líder del gremio de la Unión de Trabajadores Hoteleros, Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA), y hasta hace un tiempo allegado al Gobierno Nacional.

“Si todos renunciaban, nosotros nos íbamos a quedar con el control de la CGT”, señalaron al diario Clarín, dirigentes allegados a Barrionuevo.

Hace pocos días se elaboró un borrador, de común acuerdo entre los “gordos” “independientes” para que se disponga el proceso de reorganización del movimiento obrero.

La idea en un principio era que todos renuncien a sus cargos, y que se llame a un Comité Central Confederal para el próximo mes de junio, y en agosto convocar a un Congreso, y allí elegir nuevas autoridades.

En esta “nueva CGT” no están incluidos Hugo Moyano, quien ya no tiene injerencia en la central obrera, ni tampoco Luis Barrionuevo.

“Ellos nos quisieron acorralar, pero ahora nosotros acorralamos a ellos”, expresó el barrionuevismo duro, respecto a los “gordos” “independientes”. Las cartas ya están sobre la mesa y cada uno comenzó a armar su juego, un final incierto, chicanas y discusiones, de cara al futuro del movimiento obrero y a la repartición de cargos.

El ambiente en la sede la CGT es cada vez más espeso, después de cuatro horas de debates, chicanas y “elogios”, tomaron la decisión de convocar a un cuarto intermedio, hasta el próximo 3 de mayo, cuando todos tengan que volver a verse las caras y volver a sesionar.

El próximo 17 de abril habrá una reunión en el Sindicato de Petrolero Privados, que lidera Guillermo Pereyra, quien antes de abandonar el edificio de la CGT habló un par de minutos con la prensa que estaba allí y dijo “nosotros buscamos una CGT más peronista”, y se le repreguntó: ¿Más combativa? A lo que respondió: “No”, simplemente más dialoguista.

De esta forma Pereyra le cerró las puertas a las organizaciones sociales, que buscan sumarse a las filas de la CGT, algo que ni a los “gordos” ni “independientes” le cayó bien, salvo Juan Carlos Schmid, quien hace pocos días les dio la bienvenida diciendo que “esta es su casa”.

La CGT por ahora tiene un futuro incierto, en el cuál también se discuten otros temas como por ejemplo hasta donde darle el visto bueno a las 62 organizaciones, que también se están rearmando, ya que “este grupo apoyó la reforma previsional, y además es allegado al macrismo”.

Jorge Sola, secretario de Prensa de la CGT, manifestó que “la incorporación de las organizaciones sociales a las filas del movimiento obrero, generaría en el resto de los dirigentes gremiales serias diferencias”. Ni “gordos”, ni “independientes”, los quieren en sus filas, aunque sostienen que quieren “conservar el diálogo”.

Por último hay que hablar de la ausencia de los Moyano, ya que no estuvieron ni Pablo, ni Facundo. Recordemos que Pablo Moyano renunció a la secretaria gremial de la central obrera de manera personal, pero el Sindicato de Camioneros no se fue de la central obrera aún.

Ex aliados a Hugo Moyano como Sola (Seguros), Carlos Frigerio (Cerveceros) Rodrigo, hijo de Abel Frutos (Panaderos) apoyaron a la actual conducción de la central obrera.

La mesa del Consejo Directivo la completaron Schmid, quien es uno de los triunviros de la CGT, y líder del gremio de Dragado y Balizamiento, Héctor Daer, otro de los triunviros del movimiento obrero y titular del gremio de Sanidad, Armando Cavalieri (Comercio), Andrés Rodríguez, líder de la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Gerardo Martínez, líder de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), Sergio Romero, líder de la Unión de Docentes Argentinos (UDA) Omar Maturano (La Fraternidad).