Noticias Destacadas

Argentina mirará atenta el dólar y la inflación en 2018

A tono con lo que fue un año ardiente en la política y en la economía, Argentina acaba de tener una última semana movida de 2017. El dólar volvió a ser novedad y el funcionario más potente comenzó a tambalearse en el cargo.

Federico Sturzenegger, presidente del Banco Central (BCRA), fue en el gobierno de Mauricio Macri, “el villano” de la película. Aparentaba gozar ese personaje.

Obsesionado con la baja de la inflación y apegado a la línea ortodoxa, adoptó una dura política monetaria que implicó llevar las tasas de interés a niveles inimaginables. Hoy las letras del Banco Central (Lebacs) abonan 28,75% anual, lo que supone una ganancia real de 10 puntos por arriba de la inflación que prevén los privados.

Esa política resucitó la tradicional “bicicleta financiera” y generó una bola de Lebacs que hoy ya sobrepasa en 20% el total del dinero circulante. Y, además, contribuía a postergar el tipo de cambio, ya que los inversores abandonaban el dólar para pasarse en masivamente al negocio de la tasa de interés.

Frente a quien lo criticara, Sturzenegger contestaba que esa “mano dura” era infaltante para bajar la inflación. Frecuentemente, las críticas vinieron desde el propio gobierno y en todas las situaciones el titular del Central ganó la pulseada. De hecho, se había hecho popularidad de insuperable en la pelea interna del gobierno. Tuvieron que distanciarse dos “pesos pesados” como Alfonso Prat Gay y Carlos Melconian.

Pero todo eso cambió radicalmente. El reciente aviso económico dejó en claro que Sturzenegger perdió el acompañamiento del presidente Mauricio Macri. Hasta la actualidad siempre lo había respaldado. Para preocupación de varios economistas, quedó la sensación de que la soberanía del Banco Central sufrió un recorte del gobierno.

Aceptando la verdad

Más que un aviso, se intentó un sinceramiento. Al “recalibrar” las misiones de inflación, los gobernantes aceptaron que la economía iba por un carril diferente a sus proyectos.

Los integrantes del equipo económico probaron evadir el mal mayor: que sus proyecciones económicas cayeran en la irrelevancia. También que fueran ignoradas por la sociedad en la mitad de las negociaciones paritarias e indexaciones de contratos.

Marketing Digital Experience

Ainalem Centeno

Licenciada en Comunicación Social.

Artículos relacionados

Close