Argentina no pasó del cero y deberá esperar el milagro

73

Wellington, Nueva Zelanda.-  Por el grupo B del Mundial Sub 20, el equipo de Humberto Grondona no pudo imponerse ante una muy defensiva Austria e igualaron 0 a 0. Ahora la selección nacional quedó al borde de la eliminación , y deberá esperar dos resultados de otros grupos para pasar de ronda.
Parece que éste no viene siendo el mundial de Argentina, es que los resultados y rendimientos generales no estuvieron a la altura de las expectativas que había generado el hexacampeón en la previa del torneo que se juega en Nueva Zelanda.
Mas alla de que hoy la albiceleste  tuvo en frente un rival sumamente defensivo por casi 45 minutos, no jugó bien, y se la notó con falta de ideas en la generación de juego y llegadas.
La primera parte arrancó muy movida. El conjunto europeo tuvo dos situaciones claras a los segundos del comienzo. Primero un remate de media distancia que Augusto Batalla mandó magníficamente al córner. De ese tiro de esquina provino un cabezazo que el fondo argentino sacó casi de la línea. Minutos después, el delantero Florian Grillitsch sacó un disparo de aire dentro del área que pasó cerca.
El encuentro había empezado turbulento para el equipo nacional, que no podía cruzar la línea de atrás autríaca, que se mostraba firme y presionaba muy bien.
Con el correr de los minutos Argentina comenzó a mejorar en la mitad del campo con Cristian Espinoza y Andrés Cubas recuperando y saliendo rápido , y sobretodo en la defensa, que presentaban dificultades constantes ante los delanteros rivales.
Nicolás Tripichio tuvo la primera situación albiceleste, tras una buena jugada colectiva sacó un remate que le rebotó a Giovanni Simeone (de pobre partido) en la línea. Luego Ángel Correa entró al área a pura gambeta y sacó un fuerte disparo, pero el arquero Tino Casali contuvo sin dar rebote.
Los de “Humbertito” se animaban cada vez más e iban convirtiendo al portero en figura. Las llegadas sudamericanas eran más profundas, incluso llegó a convertir dos goles, pero fueron bien anulados por offside.
Sobre el final de la etapa inicial se vio lo mejor de Argentina. Tripichio lo volvió a tener, pero Casali se lució nuevamente con una atajada magnífica. Y en la última Simeone se lo perdió increíblemente, quedando mano mano y desviando su remate al lado del palo.
El segundo período fue muy desigual entre ambos. Austria muy metido atrás, haciendo cambios defensivos y dejando prácticamente sin mediocampistas en su formación. Los de Grondona todo lo contrario, muy jugado arriba, con Emanuel Mammana y Facundo Monteseirín como únicos dos en el fondo, y tratando de generar situaciones con más voluntad que ideas.
Para el complemento, los ingresos de Romeo Gamarra, Cristian Pavón y Emiliano Buendía buscaban meter más gente en el ataque para hacerle frente a la casi doble línea de defensa europea.
Gamarra tuvo una con un remate bajo de media distancia que pasó cerca, luego Monteseirín capturaría un rebote de un córner que taparía el guadameta austríaco (la gran figura).
La albiceleste iba sin ideas, desbordando y tirando centros, o buscando que Correa frotara la lámpara y sacará de la galera una individualidad salvadora. El ex hombre de San Lorenzo tuvo una chance muy clara de cabeza al lado del arco, que increíblemente se fue por arriba del travesaño, y también tendría otra de volea que Casali atrapó sin problemas.
No hubo tiempo para más intentos, y el árbitro japonés Ryuji Sato dio por finalizado un 0 a 0 que clasificó a Austria, y que dejó a Argentina dependiendo de dos resultados de otros grupos para pasar como uno de los terceros.
¿Qué tiene que pasar para que se le dé el milagro a los argentinos? Primero deben empatar Nueva Zelanda y Birmania (juegan esta misma noche), y luego tendría que ocurrir lo mismo mañana entre Senegal y Qatar. Si esto sucede, será el cuarto mejor tercero y pasará a octavos de final.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *