sábado, diciembre 4, 2021
InicioInternacionalesArgentina: Presos políticos y torturas

Argentina: Presos políticos y torturas

El lunes 30 de mayo apresaron sin juicio a Agustín Santillan, dirigente Wichi. Hasta el día de hoy se encuentra en la Alcaldía de Las Lomitas, en Formosa, donde denuncian privación ilegitima de la libertad y torturas.

Agustín Santillán, activo dirigente y luchador por los derechos de los Wichis y los pueblos originarios, fue detenido en la localidad de Ingeniero Juarez por unas supuestas “16 causas” de las cuales no fue notificado previamente. En plena protesta que se desarrollaba en la Delegación Zonal de Educación de Ingeniero Juárez, la Policía local lo apresó sin juicio previo. Medios alternativos y comunitarios locales denuncian que el lider sufre torturas y golpizas por parte de la policia.

Un comunicado de la Asociación Civil por los Derechos de los Pueblos Indígenas (ADEPI), advierte que “sabemos que el método de armar causas penales a referentes sociales es utilizado por el sistema político de la provincia de Formosa para desactivar a los dirigentes que luchan ante las deficiencias e injusticias del modelo actual. Esta última causa contra Santillán es una muestra clara de criminalización de la protesta.”

Desde hace años el pueblo Wichi raclama y defiende a su comunidad y sus derechos sociales saliendo a la calle, teniendo que soportar las represiones brutales llevadas a cabo por las fuerzas institucionales y represivas del gobierno de Gildo Insfran, que provocaron en estos últimos años muertes y heridos graves en forma sistemática contra el pueblo Wichi.

Santillán se encuentra preso no por otra cosa que sus reclamos sociales, un caso similar al de Milagro Sala, otra presa sin derecho a juicio. El propio magistrado de Las Lomitas admite que “Santillán se encuentra preso por reclamos sociales y cortes de ruta y tenía pedido de captura”. Estos son indicios de un gobierno que busca generar terror y miedo para acallar reclamos sociales y criminalizar la protesta social. Algo que no es nada nuevo, porque desde hace años sufren ataques represivos que atentan, con racismo y discriminación hacia los pueblos originarios, contra el ejercicio pleno de las facultades democráticas.

Asimismo, el magistrado local recalcó que “la causa hace mención al artículo 241 del código penal y los hechos que se le acusan son aparentemente haber ido a una escuela a impedir el trabajo en la Delegación Zonal de la Escuela, una situación de protesta y pedido de reclamo social». Sin embargo, las causas que se le adjudican al líder Wichi son de los años 2014, 2015 y 2016 y según la ADEPI, resulta “sospechoso que recién ahora y a raíz de esta última protesta hayan hecho efectiva la detención del dirigente wichi.”

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments