Argentina prohibió carreras de galgos

99

Argentina.- Congreso decreta norma legal que prohíbe las carreras de perros en todo el territorio argentino.

Con 132 votos a favor y 17 en contra, el congreso de Argentina aprobó una ley que prohíbe las carreras de galgos en todo país y que impone sanciones  de hasta 4 años de cárcel y multas de hasta 80.000 pesos (5.300 dólares) a quien realice, promueva u organice la actividad.

El debate fue seguido desde las afueras del congreso en un ambiente de tensión y algunos golpes por parte de criadores hacia integrantes de asociaciones protectoras de animales, al punto que tuvo que intervenir la Infantería.

La presidenta de la comisión de Legislación Penal, Gabriela Burgos, manifestó que las carreras de perros deben ser penalizadas porque son un negocio de juego clandestino en el que las prioridades son las ganancias.

Por su parte, la diputada kirchnerista Diana Conti, consideró esta ley como “anticonstitucional” y dijo que se están poniendo más penas a las carreras de galgos que a los accidentes viales o las riñas entre personas.

Las diferencias de opinión entre los parlamentarios se notaron en la votación acerca del artículo referido a la pena de prisión de 4 años, que tuvo una ajustada votación de votos a favor 77 con respecto a 74 sufragios en contra.

La discusión sobre este artículo era votar o no una sanción que incluyera prisión, algo que en Argentina ocurre a partir de los 3 años de condena. También se definieron multas que van de 4.000 (266 dólares) a 80.000 pesos.

La ley, impulsada por la senadora Magdalena Odarda, prohíbe en todo el país la realización de carreras de perros, cualquiera sea su raza. Además la norma busca terminar con una práctica que en muchos casos según los protectores de animales es acompañada por un trato cruel hacia los animales.

La intención es sostener una actividad que reparte premios que oscilan entre 150.000 pesos (10.000 dólares) a un departamento en la costa atlántica, automóviles o motos.

En el caso del animal, puede llegar a tener una vida útil de cinco años en condiciones extremas.

Luego de eso, son vendidos o muchas veces son destinados a la caza donde sufren lesiones. En otras situaciones son abandonados o los matan.

El cierre del Zoológico, en junio pasado, y la normativa legal que prohíbe la participación de animales en los circos de la ciudad son dos antecedentes más recientes en los que el Parlamento ha legislado a favor de la protección de los animales.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.