Argentinos celebraron aniversario 140 del santo popular Gauchito Gil

194

Desde el pasado sábado y hasta este lunes 8 de enero se realizó la conmemoración del 140 aniversario del santo popular Gauchito Gil, con la presencia de unas 200 mil personas quienes peregrinaron para rendirle culto en la localidad en la provincia de Corrientes, Argentina.

La localidad de Mercedes, situada en el noreste del país austral, se llenó de devotos de este santo que llegaron desde distintos puntos del país, así como de naciones limítrofes, para visitar la imagen del “Gauchito”, conocido como el “Santo de los pobres”.

Antonio Mamerto Gil Núñez, conocido como “Gauchito” Gil, nació en 1840 y fue asesinado el 8 de enero de 1878, es por eso que con rezos, cruces y velas a modo de ofrenda, todos los años, miles de personas se congregan para venerar su imagen situada en el cruce de las rutas 119 y 123, a 8 kilómetros de Mercedes.

gauchito

Miles de personas acuden a venerar al santo popular

En ese oden de ideas, desde la semana pasada en la localidad se agotaron los alojamientos y el Gobierno provincial inició desde el domingo un fuerte operativo policial para evitar accidentes y episodios violentos.

Sin embargo, en esta ocasión las autoridades indicaron que la participación fue menor, en comparación con años anteriores, quizás porque el aniversario fue un día lunes.

gauchito

Los devotos ridieron tributo al “Gauchito” Gil

En ese sentido, el comisario Félix Barboza, a cargo del operativo de seguridad, informó que por la ruta pasaron unos 250.000 devotos. Mientras que la demora del tránsito en la ruta nacional 123 fue de 20 minutos y que se registró una riña con un herido de arma blanca como único incidente.

¿Quién era el Gauchito?

El gaucho Antonio Mamerto Gil Núñez nació en Pay Ubre, cerca de Mercedes, en la provincia de Corrientes, en el siglo XIX.

Según algunos, era un cuatrero, un gaucho alzado, un fugitivo culpable de todos los delitos sin resolver. Mientras que para otros, era un gaucho justiciero, vengador de paisanos.

Asimismo, se dice que deserto cuando debía pelear en la Guerra del Paraguay, por lo que fue acusado de delito, capturado y degollado.

Al momento de su muerte, le dijo al sargento que lo ejecutaría: “No me mates, que te va a llegar una carta que dice que soy inocente”. Y agregó que además en la misiva recibiría la noticia de que su hijo estaba enfermo y a punto de morir.

El Gauchito le pidió a su verdugo que rezara en su nombre y su hijo se salvaría y así sucedió.

De igual forma, la tradición dice que las telas rojas que se utilizan para venerar al santo popular tienen su origen en el color que representaba al Partido Autonomista Nacional en Corrientes, facción política para la que luchó antes de retirarse de la guerra civil.