Internacionales

Arrestaron en México a fundador de la secta que marcaba a sus víctimas

Está acusado de tráfico sexual y trabajo forzado

México.- Keith Raniere, de 57 años, fundador de la organización de autoayuda Nxivm, fue arrestado el domingo en Puerto Vallarta y deportado a Estados Unidos.

Los cargos que se le atribuyen son el de tráfico sexual y trabajo forzado. El gurú está señalado de marcar sus iniciales con fuego a sus esclavas sexuales.

En un comunicado emitido por el jefe del FBI en Nueva York,  William Sweeney, manifestó: “Raniere mostró un asqueroso abuso de poder en sus esfuerzos para denigrar y manipular mujeres que consideraba como sus esclavas sexuales”

“Participó en horribles actos para marcar y quemar a dos de ellas (…) Hoy estamos poniendo fin a esta tortura”, añadió.

The Vanguard, como se le conocía, podría enfrentar un mínimo de 15 años de cárcel y un máximo de cadena perpetua.

Nxivm, opera en Estados Unidos, México, Canadá y Sudamérica. En esa organización se ofrecen talleres de autoayuda desde hace 20 años.

“Los asistentes pagaban hasta 5 mil dólares por un taller de cinco días y firmaban acuerdos de confidencialidad”, señalaron desde la fiscalía.

Un verdadero calvario

Raniere tenía un nutrido grupo de mujeres con las que mantenía relaciones sexuales desde el comienzo de “los talleres”. Se le acusa de conformar un grupo llamado DOS, integrando por mujeres y estratificado con niveles entre amas y esclavas.

Estas esclavas debían reclutar otras, que debían suministrar material con el que eran chantajeadas si intentaban dejar la organización.

Las esclavas debían realizar tareas domésticas para las amas y tener sexo con Raniere cuando se les pedía.

También debían mantener dietas de menos de mil calorías diarias porque a Raniere le gustaban las mujeres muy delgadas.

En una ceremonia, marcaba a sus víctimas como a un ganado.

“Las víctimas de DOS eran marcadas en la región pública con un lápiz cauterizador”, dijo un agente del FBI.

Gracias a la denuncia pública de una esclava de DOS y la subsiguiente publicación de un artículo en The New York Times, el gurú huyó despavorido hacia México.

Sin embargo el brazo de la justicia logró alcanzarlo a cinco meses de haber escapado de su centro de operaciones.

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

Te puede interesar

Close
Close