Aseguraron que Macri se hartó del “doble discurso” del sindicalismo

108

Buenos Aires.- Según fuentes reseñadas por el diario argentino La Nación, el presidente Mauricio Macri se cansó del “doble discurso”, tras la reciente marcha de la Confederación General del Trabajo de la República Argentina (CGT).

“No vamos a ser revanchistas, esto no cambió lo que dijimos. Seguimos con la misma agenda de trabajo y vamos a continuar dialogando con todos los gremios para construir consensos”, manifestó un asesor en materia laboral del mandatario.

Sin embargo, el Gobierno argentino gestionará el Fondo Solidario de Redistribución. El mismo es el encargado de asignar el dinero a más de 300 obras sociales sindicales. Por su parte, se anunció desde el ejecutivo que se centrarán más en la auditoría y pondrán especial atención en las elecciones sindicales .

A pesar de ello, subrayó que las conversaciones de la mesa de diálogo instalada entre el Gobierno de Macri y los gremios de trabajadores continuarán sosteniéndose, incluyendo con aquellas centrales que participaron en la movilización.

La Nación también aseguró, que la Casa Rosada advirtió a los principales referentes de los gremios que no dejará que ocurra nuevamente ese tipo de “provocaciones”. Resaltó que el llamado llegó a los jefes del sindicalismo y en respuesta se comunicaron con el Gobierno. Confesaron que nunca esperaron una respuesta tan severa de parte del jefe de Estado.

“Todos los que fueron a la movilización llamaron para justificarse y los que no fueron, para que quede claro que ellos no estuvieron”, reconocieron fuentes oficiales, en claro gesto de un posible alineamiento con Macri.

Por su parte, desde el oficialismo se aseveró que siempre se advirtió a los gremios de las consecuencias de las protestas como las que se desarrollaron el pasado martes.

“¿La sociedad nos ratificó el domingo y unos días después hacen esto? Nosotros usamos el poder que nos dio la sociedad. Macri no es [Fernando] De la Rúa ni [Raúl] Alfonsín. Ahora ya lo saben”, destacaron.

Ciertamente, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, sí mencionó la existencia de mesas de diálogo. Días antes de la marcha de la CGT, la catalogó como “innecesaria e inoportuna” por perseguir fines políticos.

“Venimos dialogando con los distintos sectores del sindicalismo desde el primer día y pudimos resolver muchas cuestiones como el Impuesto a las Ganancias, la reparación histórica a los jubilados y la cuestión de las obras sociales”, puntualizó.