Atentado talibán deja 10 muertos en Kabul

107

Afganistán – El autor del hecho fue un suicida que se inmoló junto a un vehículo que trasladaba empleados judiciales, causando 10 muertes y 4 heridos, entre los que también se encuentran civiles. Según Najib Danish, vice portavoz del Ministerio del Interior afgano, el insurgente iba de pie cuando detonó su chaleco explosivo.

El atentado ocurrió a las 08:20 hora local, (01.50 de Argentina). Los talibanes confirmaron oficialmente la autoría del  hecho a través de un correo electrónico enviado a la prensa por parte del vocero del movimiento político-militar, Zabihullah Mujahid, quien afirmó que alrededor de 22 personas murieron o fueron heridas. En el comunicado también expresaron: “Este ataque fue perpetrado como venganza por el asesinato de seis prisioneros inocentes en Kabul”, haciendo mención a la muerte de seis talibanes que fueron ahorcados a principios de este mes, mientras se encontraban recluídos en una cárcel de la capital afgana por actos terroristas.

Tanto Danish  como Naciones Unidas, calificaron el ataque como ‘una revancha’ contra aquellos jueces que sentenciaron la muerte de sus adeptos.

Este es el primer atentado con Haibatulá Akhundzada como nuevo líder de los talibanes, o ‘Príncipe de los Creyentes’, forma en la que se nombra al máximo dirigente; quien remplaza al fallecido Akhtar Mansur. Este último fue asesinado el sábado en Pakistán, mientras viajaba en un auto que fue alcanzado por un dron estadounidense. Según los insurgentes, Mansur murió en una zona cercana a las fronteras entre la provincia de Kandahar, territorio afgano, y la Baluchistán paquistaní. El sucesor  es conocido por ser extremista, con lo cual se estima poco probable un acuerdo de paz con Kabul.

Tras la muerte de Mansur y el nombramiento de Haibatulá, varios mandatarios reaccionaron y expresaron sus intenciones; entre ellos el presidente de Afganistán, Ashraf Gani, quien en su cuenta de Twitter manifestó, ‘Los grupos talibán tienen una nueva oportunidad de acabar y renunciar a la violencia, dejar las armas y reanudar una vida normal y en paz’, agregó que en caso contrario afrontarán el destino de sus líderes.

Estos insurgentes pretenden derrocar al gobierno de Kabul desde 2001, cuando fue derrocado su régimen islamita a partir de una invasión ejecutada por Estados Unidos. Kabul y Occidente incriminan a Pakistán de apoyar a estos líderes talibanes, aunque es negado por sus autoridades.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *