Banco Central de Brasil reportó una caída de 4,34% de la actividad económica

86

Brasil.- En el segundo año consecutivo de recesión aguda que atraviesa el país, el Índice de Actividad Económica del Banco Central de Brasil (IBC-Br) bajó 4,34% en 2016, según datos ajustados por estacionalidad.

Mientras que para el año 2015, el declive del IBC-Br fue de 4,28%.

Este índice, que ayuda a medir la actividad en la agricultura, la industria y los servicios, es considerado un adelanto del Producto Bruto Interno (PBI), cuyos datos relativos al cuarto trimestre serán divulgados el próximo 7 de marzo por el Instituto estatal Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

El IBC-Br bajó 0,26% en diciembre en relación al mes anterior y cerró el cuarto trimestre de 2016 con una baja de 0,36%, en comparación con el tercer trimestre, lo cual representa una caída por octavo trimestre consecutivo.

Mientras los economistas han previsto que Brasil empiece una lenta recuperación en 2017 y esperan que el Banco Central reduzca las tasas de interés, los datos recopilados por esta institución financiera confirman que ésta es la peor recesión experimentada por la economía de Brasil, que experimentó una contracción del 8,1% en los últimos dos años.

En cuanto a la industria de San Pablo, en enero generó 6500 puestos de trabajo, lo que representa un aumento del 0,31% en comparación con diciembre -sin ajuste estacional- pero una caída de 5,73% respecto de enero de 2016, con el despido de 132.000 trabajadores.

Los rubros más destacados en el incremento de enero fueron los segmentos de productos de caucho y plásticos y los de fabricación de prendas de vestir y accesorios.

La contratación es el primer resultado positivo que registra el sector desde el mes de abril de 2015, cuando fueron contratadas otras 6000 personas, según manifiestan los datos proporcionados por el Departamento de Investigación y de Estudios Económicos de la Federación de Industrias de San Pablo (Fiesp) y el Centro de Industrias de San Pablo (Ciesp).

En los últimos tres años se calcula que la industria perdió 518.000 puestos de trabajo.

Por otro lado, el ministro de Finanzas, Henrique Meirelles, insistió en que lo peor quedó atrás y que la economía puede dirigirse hacia un crecimiento en este primer trimestre de 2017.

En una entrevista con GloboNews difundida el miércoles en la noche, Meirelles dijo que la administración de Temer se está preparando para permitir la venta de tierra a extranjeros y destacó que la agroindustria es uno de los sectores de más rápido crecimiento en el país y, por lo tanto, requiere inversión para estimularla.

Mientras que en el acto de inauguración de la nueva junta directiva del Frente Parlamentario Agrícola (APF), que reúne a 244 parlamentarios, el presidente brasileño Michel Temer pidió el apoyo de la bancada para aprobar las reformas de trabajo y fiscal.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *