Batman vs Superman … vs Snyder

107

 La nueva entrega de Warner DC ha sufrido una estrepitosa caída en taquilla.

El largometraje tan esperado de Zack Snyder, que debía devolverle la vida a DC y cachetear a Marvel como una serie de comedias superficiales, no alcanzó el nivel esperado. El director de “El hombre de acero”, quien ha demostrado varias veces en el pasado no saber como sostener la narrativa de grandes blockbusters, volvió a fallar y fue vapuleado por la crítica.

La película tuvo una primera semana espectacular, arrasando con la taquilla. Pero una vez que se corrió la voz, este panorama cambió, y las ventas han caído ya en un 68%. Descrita como “un film caótico”, “dos horas y media de aburrimiento” y otros apelativos más duros, Batman vs Superman se perfila como una de las grandes decepciones del año.

Mi apreciación: la propuesta no era tan mala. Después de haber leído las duras críticas, esperaba algo peor, pero creo que en este caso jugó mucho la expectativa. Punto 1: no es una película de Marvel. No es un largometraje encantador, con chistes ingeniosos cada tres líneas, héroes re-contra guapos, árboles que hablan, y una gran batalla final para devolver la tensión y el heroísmo. Punto 2: tampoco es una película de Nolan. Junto con Christian Bale, Nolan marcó historia con su Batman y es una valla que los fans deberían dejar ser. La propuesta de Snyder, creo, pretendía ser más lenta, introducir el mundo interno de los personajes, ir poco a poco formando un nuevo universo de superhéroes para futuras secuelas.

Pienso, sin embargo, que Snyder falló en la ejecución de su idea. Batman sufre, sí, eso está claro, pero Snyder lo rodea de efectismo psicodélico y sueños premonitores que más que sensaciones intensas causan confusión. La película es bastante lenta en un comienzo, presumiblemente para ir in crescendo, pero se estanca hasta resultar meramente aburrida. Dos horas y media resultan demasiado para cualquiera. Y La Mujer Maravilla, personaje como mucho para explotar, es apenas una insinuación en escotes.

Henry Cavil ha sido el que más duras críticas ha recibido, siendo el apelativo ”muñeco de torta” el más común para describir su Superman. A mí no me pareció tan terrible: siempre pensé que Superman, de hecho, es un poco un muñeco de torta. Uno de los personaje más aburridos de DC, precisamente por el hecho de tener muy pocos oscuros y ser, en líneas generales, un outsider de buen corazón que busca encajar.

Creo que más reprochable que la actuación de Cavill es en sí la storyline de Superman: aburre. A Amy Adams, probablemente una de las mejores actrices de esta generación, le queda cortísimo una Lois Lane que parece encajar perfectamente en el estereotipo de la damisela en peligro. Su personaje parece existir literal para caer de edificios y que Superman la rescate. Ni siquiera la relación venta de armamentos a insurrecciones ilegales le da vida a esta línea de la película, que solo cobra vida cuando se entrelaza con la de Batman.

Por otro lado, Ben Affleck sí cumplió: entrega a un Batman ya mayor, que no se resigna aún, que no cae a pesar de que todo lo que lo empuja a declararse acabado. Un personaje conflictuado y oscuro. Si esperas al Batman de Bale pues probablemente te vayas decepcionado, pero el de Affleck es un personaje distinto, más maduro, más cansado y menos impulsivo, pero cargado de esa energía oscura y vengativa que anida al interior del vigilante.

Lo mejor de la película: el enfrentamiento final. No haré grandes descripciones (spoiler alert) pero basta decir que casi valió la pena el resto de la película. Casi, pero no.

En breve: Batman vs Superman se lanza con pretensiones demasiado grandes y falla en alcanzarlas todas. Los personajes no terminan de construirse, la historia parece cambiar de eje unas tres veces, algunos twists resultan simplemente absurdos.

Yo le daría a Ben Affleck su propia película como Batman… pero con otro director.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *