Bayer compró Monsanto en Uruguay

92

Uruguay.- La ilustración de las manifestaciones contra las empresas multinacionales, el referente del progreso genético en los rubros de maíz y soja, la compañía que más pasiones estimula en el mundo ha dejado de prestar servicios. Monsanto se acabó.

En este sentido, el ícono de aquellos que rechazan a las compañías multinacionales franqueará a ser parte de la alemana Bayer, que la ha conseguido comprar en la mayor maniobra en capitales de la historia por sesenta y seis mil millones de dólares.

Posterior de pretender sin éxito unirse con la compañía suiza Syngenta, ha entregado a la mejorada oferta de Bayer, que se cristaliza así en la mayor compañía vinculada al agro. Sin embargo, para que esto suceda debe atravesar el camino de los tribunales.

Debe conseguir el visto bueno de los encomendados de velar por la permanencia de la competitividad en un sector industrial donde cada vez menos representantes y de mayor tamaño ocupan el protagonismo de la indagación y progreso de los productos que modelan la generación de los alimentos.

Dicha ganancia impacta a los que se encuentran en el mundo de los mercados por su extensión en dinero. Pero impacta además a miles y miles de participantes consumidores que evidencian a las empresas multinacionales de agroquímicos como un contrario a derrotar. Y por supuesto que también apalea un incidencia seguida sobre los productores de provisiones del mundo.

Más escalafón para inquirir soluciones a las dificultades productivas, pero el peligro de que haya menos capacidad entre empresas, que siempre resulta el estímulo seguro para mejorar productos y servicios.

Las compras, agrupaciones y adquisiciones representan una de las tendencias firmes instituidas a nivel de las compañías agroindustriales. Ya sea emplazadas antes de la producción, como las materias, o después, como las fabricas procesadoras de mercados del agro. Las empresas cerveceras, los frigoríficos, arroceras y entre tantas otras agroindustrias marchan cada vez más en gran escala a la investigación de perfeccionar innovaciones, arenales y ahorros. Pero esta reunión en pocas empresas genera muchas invectivas.

Durante esta semana las firmas canadienses Potash Corp y Agrium participaron su fusión, instituyendo así la mayor asociación de fertilizantes del mundo, valorada en treinta y seis mil  millones de dólares. Pero como no poseen una presencia directa en Uruguay, la noticia no tuvo mayor consecuencia.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *