Beautiful boy: la tragedia de una familia con un adicto

Fue el show de Carrel y Chalamet. La película Beautiful boy narra la terrible odisea que vivieron David y Nick Sheff, enfrentándose a la adicción a las drogas del último.

La cinta gira en torno a una simple, pero a la vez incontestable, pregunta: ¿Cómo es posible que un joven estudioso, carismático y de una buena familia se convierta en un adicto que, incluso, termina viviendo en las calles?

Es así como vemos el terrible infierno que sufre un padre tratando de rescatar a su hijo adicto a drogas de todo tipo. Es un viaje sin fin: Nick se mantiene sobrio, luego vuelve a recaer, regresa a la sobriedad y vuelve a recaer; Steve Carrel batalla entre ayudar a su hijo mayor y no dejar de lado a su nueva familia, y a sus dos otros pequeños niños.

El director, Felix Van Groeningen, utiliza los saltos en el tiempo para narrarnos los hechos. Esto nos permite conocer la relación entre David y Nick que “están más unidos que la mayoría de padres e hijos”.

Y este montaje paralelo tiene sus pros y sus contras. Conseguimos sentir empatía con los personajes. Es imposible no preguntarse como este niño inteligente e inocente terminó convirtiéndose en un adolescente capaz de inyectarse heroína en el sucio baño de un bar, al mismo estilo de Trainspotting. Pero, por otro lado, los flashbacks funcionan al inicio, pero algunos llegan a ser tan violentos y repetitivos que no nos dejan conectar totalmente con el viaje emocional de la familia.

Un reparto de lujo

Sin duda lo que más resalta son las poderosas actuaciones de los dos protagonistas masculinos. Steve Carrel está de lujo, con una interpretación que se caracteriza por sus silencios, dónde nos transmite toda la desesperación de un padre, que ya no sabe que más hacer por salvar a su hijo, con tan solo una mirada. Cada vez se nos hace más difícil relacionarlo con las interminables comedias con las que alcanzó el estrellato.

Timothée Chalamet nos regala un personaje tan encantador como desgarrador y autodestructivo. Consigue transmitirnos su desesperación y su dolor al verse incapaz de resistirse a su adicción por las metanfetaminas. Ha sido nominado a diversos premios por este rol y, es bastante probable, que repita el plato en los Oscars.

Beautiful Boy es una película muy lejos de ser perfecta, pero con un nivel de emoción que la hace muy disfrutable. En especial por lo deslumbrante de sus interpretaciones. Si eres un amante de los dramones de la temporada de premios, esta es una cinta que no te puedes perder.

Lucía Alejandra Celis Fídhel

Lucía Alejandra Celis Fídhel

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email
Close