beso de la muerte

Bebé casi pierde un ojo a causa del “beso de la muerte”

210

Con el firme propósito de generar conciencia y de evitar, en la medida de lo posible, que su amarga experiencia sea repetida por alguien más, una madre británica decidió difundir la experiencia de su bebé, quien recibió el “beso de la muerte” por alguien que padecía herpes labial.

El virus del herpes simple tipo 1 (HSV1) es conocido por causar herpes labial entre los adultos; una condición que desaparece al cabo de una semana. Pero en recién nacidos puede dejar secuelas cerebrales o incluso producirles la muerte.

¿Cómo es posible? Si la persona que porta el virus tiene una úlcera bucal y da un beso a un niño, este puede enfermarse gravemente; por esta forma de transmisión es que se le conoce como el “beso de la muerte”, ya que el sistema inmunológico del bebé no se ha desarrollado lo suficiente como para poder combatirlo.

A esta afección también se le llama herpes neonatal. Es una enfermedad rara, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se da en aproximadamente 10 de cada 100.000 nacimientos a nivel mundial.

La doctora Liz Bragg, pediatra y miembro de la Junta de Salud de la Universidad de Cardiff Vale de Inglaterra, explicó que una vez que alguien contrae el virus, lo tiene para siempre.

Es por ello que recomendó que al menos durante el primer mes de vida, “lo mejor es no ir a lugares llenos de gente; o en todo caso evitar pasar al bebé de mano en mano, porque su sistema inmunológico no puede combatir la infección”.

Vea también: El “beso de la muerte”: una madre inglesa perdió a su pequeña

Testimonio

Ashleigh White es la madre de Noah, el pequeño nene que a tan solo un mes de haber nacido debió ser internado en un hospital. Su estado era grave, pues había contraído el virus a través de un beso que recibió en el ojo izquierdo.

“Su ojo comenzó a hincharse y a formar un poco de costra. Unos días después aparecieron ampollas, así que lo llevamos al pediatra, quien nos remitió directamente al hospital”.

Al principio, los médicos no diagnosticaron a Noah con herpes neonatal. Sin embargo, como su madre había leído una publicación de alguien hablando del virus, insistió en que analizaran los síntomas.

Una vez diagnosticado, Noah fue enviado al Hospital Infantil de Sheffield, en el norte de Inglaterra. Allí recibió medicamentos antivirales durante dos semanas; además, tuvo que tomarlos preventivamente otros seis meses, hoy día el pequeño tiene nueve meses.

beso de la muerte

“En total, pasó alrededor de dos meses y medio en el hospital. Cuando estaba alrededor de su ojo ya había temores de que se quedara ciego. Por suerte logramos detectarlo a tiempo, antes de que pasara a ser una enfermedad sistémica y comenzara a afectar a todos sus órganos vitales”, contó.

La mujer publicó la historia de Noah en Facebook y ya la han compartido más de 10.000 usuarios. “Recibí muchos mensajes de otros padres, que me agradecían el intento de crear conciencia”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *