Belice, un minúsculo paraíso en Centroamérica

878

Belice.- Enclavado entre México y Guatemala, Belice es un país que se independizó en 1981, y está apenas abriendo sus puertas al turismo.

La carencia de infraestructura adecuada impedía que este país recibiera a turistas en gran escala, pero en el año 2012 le dio la bienvenida a más de 1 millón de visitantes, convirtiendo a la industria turística en la segunda fuente de ingresos del país.

La barrera de coral de Belice es la segunda más grande del mundo y ofrece más de 450 cayos para pescar, nadar, navegar, hacer windsurfing, rafting en cuevas y bucear.

Cayo Ambergis

Una de las mejores alternativas que se ofrece al viajero es recorrer parte de su territorio en helicóptero, para ver desde lo alto sus impresionantes paisajes.

Además, Belice cuenta con interesantes ruinas mayas enclavadas en la selva y el sistema de cuevas más grande de América Central. Le recomendamos tomar los servicios de ferry, que le permitirán visitar el país de un extremo al otro.

El Gran agujero azul o Blue Hole, que forma parte del Sistema de Reservas de Arrecifes de Belice y fue designado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, alberga una gran cantidad de especies marinas y es un sitio reconocido mundialmente para practicar el buceo.

Blue Hole

También puede tomar un tour que lo lleve a recorrer los cayos Ambergris, Caulker, Tabaco y el Arrecife Glover,  para disfrutar de sus cálidas aguas.

La observación de aves es una actividad que apreciará sin duda. Hay más de 500 especies, entre ellas la cigüeña jabirú, el pájaro volador más grande de América.

Todavía se siguen descubriendo templos mayas en Belice, pero por el momento es posible visitar 10 excavaciones arqueológicas bien conservadas.

Tome en cuenta en su viaje las cuevas de piedra caliza en Toledo, un destino recomendable si le gusta el senderismo.

La Reserva Natural de Cockscomb, creada en 1984, es un santuario de jaguares que cuenta con más de 100 mil hectáreas para la protección de felinos.

En la Ciudad de Belice visite la Catedral de San Juan, la primera iglesia que se construyó cuando el país formaba parte de Honduras y era una colonia británica.

Le recomendamos empacar ropa cómoda, pues caminará bastante. No olvide un buen sombrero y sus gafas de sol. Y vaya preparado para sorprenderse con las bellezas naturales de Belice.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *