Benjamín Rojas invitó al teatro a las enfermeras que cuidaron a su recién nacida

538

El actor de Una semana más, Benjamín Rojas, agasajó a las enfermeras invitándolas al teatro.

Con una invitación al teatro, el actor Benjamín Roas agradeció a las enfermeras de neonatología que brindaron cuidados excepcionales a su hija prematura.

Ya hace menos de dos meses, Benjamín Rojas había relatado a los medios de comunicación la dura situación que le tocó vivir tras el nacimiento de su hija. La pequeña nació un poco antes de lo previsto y debió recibir cuidados especiales.

Como se recordará, el pasado 22 de diciembre nació la hija de Benjamín Rojas y su mujer, la chef de Cocineros argentinos, Martina Sánchez Acosta, a quien llamaron Rita.

La niña nació un mes antes de la fecha prevista, por lo que debió ser internada por 13 días en el área de neonatología del Sanatorio Los Arcos.

Alabó profesionalismo de las enfermeras

Durante una entrevista para Telefé, Benjamín con los ojos llenos de brillo expresando gran orgullo sobe su pareja: “Me acuerdo cuando la vi por primera vez en Telefe. Dije “uh.. que linda piba, que ganas de ser su novio, el casting más difícil que tuve. Pero lo logre”.

Luego de una estrecha relación concibieron a la pequeña Rita, quien llega a ser la nueva alegría de este hogar.

Ser padre por primera vez es una experiencia que le ha cambiado la vida y su sensibilidad rebasó al ver las atenciones que recibió su hija en el centro de salud.

Por ello, invitó a las enfermeras a disfrutar de su Pieza Teatral Una semana más, comedia que protagoniza en el teatro Nacional junto a Nicolás Vázquez y Flor Vigna. Al culminar la obra, las invitó a subir al escenario para agradecer su profesionalismo, ovación a la que se sumaron todos los presentes en la función.

En una fotografía que colgó en su cuenta de Instagram se aprecia a las tres enfermeras, y Rojas escribió: “Ellas son las enfermeras de Neonatología del Sanatorio de Los Arcos. Ellas cuidaron a Rita (entre otros bebes) cuando estuvo en Intensiva. Ellas fueron las primeras manos que la calmaron, que le dieron contención, que le dieron amor entre tantas máquinas y cables. Nancy, Naty y Roxana, les estaré eternamente agradecido. Es lo primero que le voy a contar a Rita cuando crezca “.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *