Bolivia: Nativos celebraron Año Nuevo y retorno del Sol

135

Bolivia.- La conmemoración más significativa de las comunidades originarios de América del Sur tuvo lugar el día de hoy (21 de junio) y es conocida de forma tradicional como el “We Tripantu” o “Nquillatún”, vocablo mapuche que significa “salida del sol nuevo o diferente”.

Según reseñó el portal de noticias Telesur, los pueblos nativos identificaron los períodos y ciclos del año en que el Sol se rectificaba y de alguna forma se alineaba con el ecuador de la Tierra (equinoccios) y los tiempos en que el astro rey conseguía su mayor elevación aparente en las alturas (solsticios).

El 21 de junio se origina el denominado solsticio de invierno, este fenómeno es estimado por los pueblos nativos como un renacer debido a que representa la época de culminación de la cosecha y la tierra se dispone para su nueva estación de productividad y abundancia (producción).

La proximidad del solsticio resulta la noche más larga del año, luego de ese instante estratégico y durante los seis meses subsiguientes, las noches se reducen y los días se prolongan. En el ambiente existe más luz aprovechable y con ello hay mayor abundancia.

Resultado de imagen para Bolivia: Nativos celebraron Año Nuevo y retorno del Sol

¿Quiénes elogian el solsticio?

Los pueblos nativos de la cultura andina: Aymara, Atacameños y Quechua ejecutan rituales del Año Nuevo; también, las comunidades originarias celebran a la Pachamama o madre tierra y a Tata Inti o padre sol y le piden que les traiga un año productivo y rico en animales y recolecciones agrícolas para la comunidad.

Otra celebración

La We Tripantu resulta la celebración del año nuevo mapuche, pueblo nativo situado en territorio de Chile, la festividad se celebra en las franjas chilenas de la municipalidad de Lautaro en la Araucanía o en Temuco. Las colectividades mapuches disponen su propia celebración en las grandes metrópolis chilenas de Concepción y de la localidad de Santiago (capital).

El asiento de la sabiduría y sabiduría mapuche lo representa la observación permanente y metodología de la naturaleza, su sistemática de instrucción se conoce como “inarrumen”, “manipulaban el mismo procedimiento socrático manipulado en la ciencia occidental: análisis e inducción.

“En la naturaleza se encuentra todo proporcionado, exclusivamente se debe observar”, expuso el historiador mapuche comisionado del Programa Patrimonio Nativo de la Corporación Nacional de Desarrollo Nativo (Conadi), Juan  Ñanculef  Huiaquinao.