bolsonaro

Bolsonaro rompió récord de desaprobación en tres meses de gobierno

202

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, rompió récord de desaprobación entre los ciudadanos, al tener la peor evaluación en tan solo tres meses de gobierno, según una encuesta divulgada este domingo.  

De ese modo, el sondeo de Datafolha, divulgado este domingo 7 de abril, reveló que el 30% de los brasileños consideran que el gobierno de Bolsonaro es “malo o pésimo”; mientras que un 32% lo consideran “bueno o excelente” y un 33% “regular”. Sin embargo, un 59% de los entrevistados tiene la expectativa de que el mandatario ultraderechista hará una gestión “buena o excelente”.

La encuestadora entrevistó a un total de 2.086 personas de más de 16 años entre el 2 y 3 de abril. Asimismo, recordó que el índice de reprobación tras los primeros tres meses de gobierno de Bolsonaro fue mucho menor en los anteriores presidentes electos.

Lea también Puente sobre el río Moju, en Brasil, colapsó este sábado

Tres meses de gobierno, meses de desgaste

A través de su cuenta en Twitter, el presidente Bolsonaro ironizó con un apartado de la encuesta que revela que un 58% de los encuestados lo considera “muy inteligente”, frente al 69% y 85% que obtienen Lula y Rousseff.

Por otro lado, el sondeo confirma el desgaste del gobierno de Bolsonaro apuntado el pasado 21 de marzo por el instituto Ibope, que reveló que la aprobación del mandatario cayó 16 puntos, de 67% a 51%, en los primeros tres meses de gobierno, mientras que la desaprobación subió de 21% a 38%.

No voy a perder el tiempo en comentar una encuesta de Datafolha, que dijo que iba a perder contra todo el mundo en la segunda vuelta” de las presidenciales de octubre, dijo el mandatario brasileño al diario Folha de Sao Paulo, del mismo grupo que la encuestadora.

Jair Bolsonaro, un exmilitar de 64 años que el próximo miércoles cumple cien días en el poder, fue electo en octubre de 2018 con el 55% de los votos válidos, frente a 45% para Fernando Haddad, del PT.

Pero la gestión del mandatario se ha visto muy agitada en los primeros tres meses de gobierno por varios episodios, entre ellos la revelación de que el oficialista Partido Social Liberal (PSL) recurrió a candidatos “fantasma” para recibir fondos electorales en la última campaña y las sospechas de irregularidades financieras de su primogénito, el senador Flávio Bolsonaro.

También la falta de resultados económicos, las dudas sobre si conseguirá aprobar la vital reforma de las jubilaciones en el Congreso, y las pugnas entre distintos grupos de su gobierno pueden haber pesado en el desgaste.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *