emergencia social

Brasil decretó emergencia social ante llegada de gran número de inmigrantes venezolanos

113

El gobierno brasileño decretó emergencia social en las ciudades más cercanas a su frontera con Venezuela ante el desbordado número de personas que entran a este país debido a la crisis venezolana.

Refugio y trabajo

Las ciudades de Boa Vista y Pacaraima son los puntos donde se establecen la mayoría de los venezolanos.

A pesar de que en estas ciudades el trabajo es escaso muchos de ellos ofrecen sus servicios y buscan trabajos ocasionales como en ventas, limpieza, lavados de autos, etc. Otros sin embargo han recurrido a la delincuencia y a la prostitución generando problemas policíacos.

La ciudad de Boa Vista les ha ofrecido un gimnasio como refugio el cual está administrado por el personal de Defensa Civil encargado de suministrarle las comidas que les son proporcionadas por las Iglesias evangélicas de la región.

Esta situación, a pesar de lo penoso es preferida por muchos de ellos ante la crisis que se vive en su país por falta de comida, medicinas, trabajo, entre otras necesidades básicas.

A medida que las circunstancias empeoren en Venezuela crecerá el número de migraciones y las ciudades fronterizas de Brasil podrán colapsar, ya que la infraestructura de ellas es limitada y los servicios sociales,  principalmente salud y educación,  y las ofertas de trabajo no son suficientes.

Las escuelas también presentan un gran número de inscritos. Como ya es sabido, Venezuela presenta una de las mayores migraciones en la historia reciente de América Latina. Los venezolanos buscan desesperadamente la forma de subsistir en otros países.

Se estima que han salido de sus fronteras más de 3 millones de personas, siendo la mayoría de ellos jóvenes profesionales que salen en busca de un futuro mejor. 

En Brasil más de la mitad  de los refugiados han solicitado asilo. Este país les abrió la posibilidad de un permiso de permanencia mientras se revisan las solicitudes.

Se les ha dado acceso a los servicios de salud, educación y otros servicios sociales.

Todo esto representa una gran ayuda ante el inesperado rumbo de la crisis económica y social de ese país que en su pasado fue refugio de millones de desplazados de otros países.