Brasil superó su récord histórico en incautaciones de droga en el 2017

216

Brasil.- La Policía Federal de Brasil incautó cifras récord en cocaína y marihuana gracias a las actuaciones especiales durante el 2017. La cifra superó las 357 toneladas.

A través de las actuaciones realizadas por Comisarías de Represión a Estupefacientes y del Grupo Especial de Investigaciones Sensibles, la policía brasileña logró sacar de circulación 357,7 toneladas de droga, divididas en 44,7 de cocaína y 313 de marihuana.

En el año anterior se realizaron menos operaciones especiales en el país que en 2016. Un total de 80 pesquisas frente a 121. No obstante, la cantidad de drogas incautada representa un récord desde 1995.

En consecuencia, el valor de bienes incautados también se vio superado este año. La máxima cifra de 323 millones de reales brasileños (100 millones de dólares), del 2014, quedó atrás ante los 591 millones de reales capturados por fuerzas policiales del 2017. Es decir, unos 183,4 millones de dólares tras acciones de la PF.

Operaciones Spectrum y Brabo repercutieron en la cifra

La Policía Federal de Brasil tuvo mucho revuelo tras lograr satisfactoriamente la Operación Spectrum, en julio de 2017. Más de 150 agentes de la policía fueron partícipes en la captura del líder criminal Luiz Carlos da Rocha. El hombre, alias Cabeza Blanca, era el jefe de un extenso imperio de cocaína en la región.

En 30 años de evasión a la justicia, da Rocha recurrió incluso a cirugías plásticas y cambios de documentación.

Sin embargo, la identificación del traficante fue posible gracias a extensas labores de estudio. Entre ellas se incluye el análisis comparativo de sus rasgos faciales durante años.

El grupo liderado por da Rocha, informó la PF, operaba en una estructura bien organizada, que controlaba áreas de producción en las selvas de Bolivia, Perú y Colombia.

 La PF estimó que que la organización criminal traficaba alrededor de 5 toneladas de cocaína al mes a Brasil. El transporte se realizaba a través de aviones pequeños que partían utilizando el espacio aéreo de Venezuela. Su rumbo en muchos casos eran haciendas brasileñas ubicadas en los estados de Pará y Mato Grosso.

Por otra parte, en septiembre pasado, los investigadores llevaron a cabo en Sao Paulo la Operación Brabo.

A través del trabajo mancomunado con la DEA norteamericana, la policía brasileña desarticuló una organización criminal. La misma se encargaba del tráfico de drogas a través de los puerto del estado de Santos.

Gracias a esta operación, la Policía Federal alertó a las autoridades de Bélgica, Inglaterra, Italia y España para interceptar cargamentos provenientes de Brasil.