Cacho Fontana reveló que atraviesa problemas económicos

136

El locutor Cacho Fontana aseguró que gracias a las ayudas de terceros logra contar con lo absolutamente necesario para poder sobrevivir ya que atraviesa una fuerte crisis.

La crisis económica también ha tocado a personalidades del mundo del espectáculo quienes no están exentas. Cacho Fontana a sus 87 años de edad es uno de los afectados y manifiesta que tiene una de las jubilaciones más bajas.

Aunque en sus años dorados cosechó grandes amigos y buena posición, hoy por hoy el locutor enfatizó que recibe apoyo para poder costear el geriátrico en donde vive y recibe atención, pues con su jubilación simplemente no podría pagarlo.

Conocido como uno de los emblemas de los medios de comunicación, Cacho enfrenta lo que muchas familias atraviesan actualmente. Durante una entrevista concedida al programa conducido por Luis Novaresio que se transmite por América “Debo Decir”, hizo una reflexión sobre el uso de su dinero.

Fui un mal administrador de mi propio programa. Llegó el momento en que los años cumplieron su tiempo, mis hijas no me vieron bien, y me llevaron a un lugar para rehabilitarme”.

Apoya a Macri pese a la crisis

Desde hace dos años Cacho reside en la Clínica de Rehabilitación y Geriatría Inter Plaza.  Explicó que cuando sus hijas acudieron al centro junto a Salvador Lijtenberg, comprendieron que no tenían el dinero para recluirlo: “El dueño les dijo: nadie habló de dinero, hablé de atención”.

Aunque manifestó que respeta al actual Gobierno, lanzó su fuerte crítica: “Yo lo respeto políticamente. Lo he votado y estoy más que nunca envuelto en las verdades que dicen los demás. Estimo que se necesitaría un plazo superior para equilibrar los tantos, yo si no tuviese el apoyo de Salvador no tengo qué comer. Así de fácil. Tengo una jubilación de la más baja. Esta es la verdad”.

“La gente pensará que no sé qué hice yo con el dinero… Cuando tuve dinero compré una casa para mis hijas, para su futuro. En ese momento no se me dio para comprar un departamento para mí, nunca pensé en decirle adiós a esa propiedad y sucedieron los acontecimientos. Lo que no puedo admitir son los chicos sin comer y la gente cómo está y después paso por los restaurantes y están medios llenos no es que hay tanta escasez de la gente”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *