Calles desiertas y barricadas en el paro nacional en Venezuela

95

Venezuela-. Con calles desiertas y barricadas amanecieron este jueves varias ciudades de Venezuela por el paro cívico convocado por la oposición por 24 horas, como medida de protesta contra la iniciativa del presidente Nicolás Maduro de llevar a cabo una Asamblea Nacional Constituyente para reescribir la Carta Magna. 

Envalentonados luego de recabar 7,5 millones de votos en un plebiscito no vinculante contra la Constituyente, líderes opositores activaron la llamada “hora cero”, una escalada de las protestas callejeras que iniciaron en abril y en medio de las que han muerto casi 100 personas.

Venezuela

Desde las 6:00 a.m. hora local del jueves, los adversarios de Maduro hicieron un llamado a millones de personas a paralizar Venezuela, avivando el ya caldeado ambiente político y social.

En distinta zonas de la nación se suspendió el servicio de transporte, comentaron testigos a la agencia Reuters; al tiempo que la cuenta oficial en Twitter del Metro de Caracas reportó “pocos usuarios” en el inicio de la jornada laboral del país petrolero.

Sin embargo, las agencias bancarias y pequeños negocios en algunas zonas de la capital, así como en otras ciudades del país, abrían sus puertas, junto a compañías estatales, mientras motorizados prestaban sus servicios a fin de cubrir las fallas en el transporte público.

“Me movilicé de madrugada en mi carro debido a que transporte no hay y por donde yo vivo ya empezaron a trancar”, comentó José Vivas Pinzón, un jubilado de 64 años, que en la ciudad de San Cristóbal, aguardaba en una fila frente a una oficina del banco Bicentenario para cobrar la pensión.

Venezuela

En Caracas también grupos de jóvenes levantaron barricadas desde el amanecer para acompañar la protesta opositora. “Hay que hacer todo el esfuerzo que se pueda para sacar al tirano”, aseguró Miguel Diaz, de 17 años de edad, en una zona del este de Caracas, portando un escudo casero donde se leía: “No más dictadura”.

En el pasado, la participación en este tipo de manifestaciones ha estado menguada por amenazas del gobierno de Nicolás Maduro contra unos 3 millones de trabajadores de estatales y empresas, al considerar ilegal las huelgas cuando no son por razones laborales sino políticas.