¿Cambio climático es la segunda preocupación en el mundo?

99

Según algunas estimaciones, para el 61% de las personas encuestadas en 38 países, el cambio climático es la mayor amenaza para su país. España es uno donde la ansiedad por el cambio climático se sitúa en primera posición, por delante del terrorismo.

Un estudio que fue publicado recientemente por el Pew Research Center, las dos mayores amenazas globales percibidas por la población a nivel mundial son el terrorismo islamista y el cambio climático, que ya ocupa el segundo lugar en las preocupaciones mundiales.

Si se observan las políticas nacionales y globales al respecto de estas dos cuestiones, constatamos que la respuesta de los Estados es muy diferente. En el caso del terrorismo, vemos cómo, de forma generalizada, los Gobiernos utilizan el argumento de la lucha contra el terrorismo internacional para aumentar los gastos en defensa y la inversión en el sector armamentístico al tiempo que fomentan una cultura del miedo que nos aísla en lugar de fortalecer el tejido social y que favorece los sentimientos de temor y odio hacia el diferente. Respuesta errónea desde un punto de vista.

En lo que respecta al cambio climático, también se observa una respuesta equivocada. Se tiene el Acuerdo de París firmado por casi 200 estados, pero incluso con él, los actuales compromisos para luchar contra el cambio climático están muy lejos de lo que sería necesario.

Con la total intención de crear conciencia, se debe ir más allá en este tema, porque el cambio climático es un multiplicador de amenazas, ya que su interrelación con otro tipo de factores como la seguridad alimentaria o la hídrica es muy clara. La lista proveniente de sus efectos es extensa.

Los expertos llegaron a la conclusión que los ciudadanos comunes entienden mejor que la clase política el brutal impacto que el cambio climático va a tener en nuestras vidas. Gracias a la ciencia, se sabe que nos va a traer más fenómenos meteorológicos extremos, más subida del nivel del mar, más desigualdad, peor acceso a recursos como el agua y los alimentos… así que ahora toca no solo seguir demandando a la clase política que actúe en consecuencia con nuestras preocupaciones, sino actuar nosotras también, porque, según reconocen los expertos, hay que hacerlo de forma urgen