Camerún le ganó a Ghana y se metió a la final

122

Camerún disputará el título de la Copa Africana de naciones con Egipto el próximo día domingo.

Camerún aprovechó un error de la defensa de la selección de Ghana y se clasificó este día jueves para la final de la Copa de África 2017, en la que intentará alcanzar una vez más su quinto título y vengarse así de Egipto, país que ya le ha arrebatado dos copas continentales, una en el año de 1986 y otra en el año de 2008.

Michale Ngadeu, defensa del Slavia de Praga, rompió el partido de semis al sacar petróleo de la falta de entendimiento entre el portero del Córdoba, Razak, y el defensor del Sivasspor turco, John Boye, para adelantar a su equipo en el minuto 72.

Ya en el descuento, y con todas las “estrellas negras” en ataque a la desesperada, Bassogog (Alborg) puso el marcador definitivo de dos a cero en un fulgurante contraataque.

Hasta la jugada mencionada, el partido había discurrido por los cauces esperados, un juego incierto, con los dos equipos respetándose mutuamente y con mayor dominio de los ghaneses, mucho más ambiciosos que “los leones indomables”.

El israelí Grant volvió a confiar el timón de “las estrellas negras” al centrocampista del Atlético Madrid, Thomas Partey, y al nuevo jugador del Granada, Wakaso Mubarak, quien tuvo el gol en sus pies en el minuto 61.

Los “leones indomables” también tuvieron sus ocasiones, sobre todo en los pies de Robert Ndip Tambe, que acumuló tres intentos a gol solo en la primera media hora de partido.

Ya en los últimos 20 minutos con la sensación de que el partido llegaría, como en la primera semifinal a una prórroga, o de que si uno de los contendientes pudiera marcar, este sería la escuadra ghanesa.

Sin embargo, en el 71 el jugador Wakaso cometería una falta al borde del área que Camerún sacó al punto de penalti en lo que parecía una jugada ensayada. En su intento por despejar, Boyé tocó levemente con su cabeza, lo suficiente para despistar al portero Razak que salía hacia el área pequeña y para que el balón le superara y cayera en los pies de Ngadeu, que controló muy bien y puso el balón a la escuadra.

El gol no descompuso para nada a la selección de Ghana, que siguió al ataque ahora con la ayuda de Gyan, quien salió desde el banquillo como revulsivo y que tuvo tiempo incluso de disponer de una buena ocasión para encontrar el empate.

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *