jueves, octubre 21, 2021
InicioDeportesCanalleada internacional

Canalleada internacional

Porto Alegre.- En el partido de ida de los octavos de final, con gol de Marco Ruben, el conjunto auriazul se impuso ante Gremio y consiguió un triunfo de oro.

Era necesario, le hacía falta. Central dejó los trastornos en el camino, se dio confianza a sí mismo, y pisó fuerte en Brasil. Con suma autoridad logró una victoria impensada, y se para muy bien de cara a la vuelta. Ahora, todas las fichas  tienen que estar depositadas en el jueves que viene, cuando dispute el otro partido en Arroyito.

¿Cuánto hace que la satisfacción, la conformidad y la esperanza no era el denominador común? ¿Cuánto hace que el canalla no mostraba credenciales? El bajón era visible, y hasta lógico, es por eso que las expectativas habían caído notablemente, pero volvió a renacer. Ayer surgió algo de aquel Central que saca pecho ante las complicaciones y pone todo en su lugar.

El Chacho salió a buscarlo de otra manera: Germán Herrera en cancha, al banco Giovani Lo Celso. Así, diagramó un 4-4-2, que tuvo una capacidad enorme de presión, a tal punto que ahogó la salida del local por un tiempo considerable. El mediocampo auriazul doblegó al tricolor, y lentamente la superioridad se fue evidenciando, y llegó el gol. Promediando el cuarto de hora de juego, posteriormente a una pelota parada, Víctor Salazar desde la mitad de cancha la envió al área, como aquel que se la quiere sacar de encima. En primera instancia una pifia, se mete más aún en zona de gol, intenta Herrera, pero el barullo era demasiado. Con muchas piernas en el medio, prácticamente en el área de meta, picando le cae la pelota a Marco Ruben que cuál goleador no le dio oportunidades a Marcelo Grohe. Por si hacía justificar el dominio en el desarrollo, el gol llegó justo para que quede claro.

A partir del tanto, Gremio no hizo más que exponer sus limitaciones. Un equipo que realmente jugó todo el encuentro sin arcos, sufrió demasiado la ausencia de un nueve, y ni le hizo cosquillas a un canalla replegado con firmeza.

El primer paso se dio. Central hizo lo que tanto se le pedía, recuperó la memoria. Ahora, es menester olvidar este partido. No pensar en las flaquezas del equipo brasilero, porque eso no haría más que subestimar al rival, lo que implicaría grandes riesgos. Los ocho mejores equipos del continente, ese lugar de privilegio, es la meta.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments