Capturaron a cuatro sujetos en Norte de Santander por abuso sexual

108

Luego de tres meses de seguimiento e investigación, cayó el agricultor ocañero, Davier Vega Reyes, a quien acusan de abusar sexualmente a una niña de 5 años. Al  sujeto lo capturaron en el municipio del que es oriundo, a través una orden de captura.

El arresto se ejecutó en el marco de la “Operación Sárvator”. Funcionarios adscritos a la Seccional de Protección y Servicios Especiales se encargaron de la aprehensión.

Así lo informó el coronel George Quintero, comandante del Departamento de Policía de Norte de Santander (Denor).

De acuerdo con las investigaciones del caso, Vega es familiar de la víctima. Trascendió que la madre de la pequeña salió a realizar compras de víveres y fue en ese momento cuando el sujeto se ofreció a cuidar a la niña, a la cual, posteriormente, violó.

El agresor se encuentra enfrentando cargos por el delito de actos sexuales con menor de 14 años. El incidente tuvo lugar en la zona rural de Ocaña.

Quintero indicó que mediante este plan de seguridad, en la avenida Circunvalar de ese municipio, se hizo efectiva la captura de Oswaldo Marcial Acevedo Caicedo, de 38 años. Este fue imputado por acceso carnal abusivo con menor de 14 años.

Presuntamente, desde hace 7 años que  Marcial abusaba de la adolescente. Para evitar que lo denunciaran, el sujeto amenazaba constantemente con atentar contra ella y su mamá. 

Dos capturados más

En la ‘Operación Sárvator’, también se detuvo a Carmen Alirio Celis León, un agricultor de 45 años. Este estaba solicitado desde febrero, por abuso a una menor. La aprehensión se realizó en una vía del barrio Agrario, en el corregimiento La Vega de Cáchira.

Quintero declaró  que el cuarto capturado fue un comerciante nativo de Cúcuta, de 41 años. De acuerdo con el comandante del Denor, el sujeto es culpado por someter a la fuerza y contra su voluntad a una mujer, para violarla. 

Todos los arrestados quedaron a disposición de la autoridad competente, a quienes las autoridades judiciales enviaron a la cárcel.

Por último, la Policía resaltó que a las víctimas las  ingresaron a los programas de restablecimiento de derechos del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). Una vez  que se normalizó su condición, los entregaron bajo un estricto control a sus padres.