carceles bonaerense

Cárceles bonaerenses están en huelga de hambre por violación de derechos humanos

227

Desde hace una semana, más de 9.000 los presos se encuentran en huelga de hambre en las cárceles bonaerenses debido a las políticas implementadas, que ellos consideran como violaciones a los derechos humanos.

No tenemos hambre de comida, tenemos hambre de los derechos que nos sacaron. Somos los no escuchados, somos los invisibles, somos el último eslabón del pueblo argentino”, expresaron los reclusos a quienes en los últimos días también se sumaron otros penales de distintos lugares del país. 

La huelga pacífica que realizan los privados de libertad en las unidades penitenciarias es el resultado de “la aplicación de una política que pone a la prisión preventiva como una regla y no como una excepción, teniendo en cuenta que más del 85% están solamente procesadas y según el pacto de San José de Costa Rica y para nuestra propia Constitución Nacional,  se debe respetar la presunción de inocencia”, expresó Claudio Gustavo Yacoy, abogado, especializado en derecho penal y lesa humanidad, presidente del Foro Nacional de Derechos Humanos y Acción Humanitaria.  

De acuerdo con una denuncia por parte del especialista, el gobierno anterior “en complicidad con la justicia bonaerense ha llevado a un colapso del Sistema Penitenciario”.

En ese sentido, las cárceles bonaerenses en la actualidad están calificadas de superpobladas y en peligrosas condiciones de insalubridad, uno de los ejemplos de este colapso a los que se refiere el abogado. 

Lea también Pastor nigeriano confundió nafta con agua bendita causando una gran explosión

Los recluidos hablaron

Por su parte, César Ramírez, de 36 años, se encuentra recluido en el penal de Sierra Chica, en el Pabellón número 8 desde hace doce años, cumpliendo una condena de 19 años por homicidio en ocasión de robo. Ramírez aseguró que no le otorgan la salida transitoria porque el Servicio Penitenciario no hace los estudios correspondientes.

Estamos pidiendo que se cumpla con las leyes, porque la comida dentro de los penales siempre la trajo la familia. Las cárceles están superpobladas,  las son baños, es inhumano. Y además nos sacan dos horas solamente por día al patio”, expresó Ramírez, al tiempo que añadía:”Queremos que nos escuchen, vamos a pelear hasta el final por nuestros derechos“.

Por otro lado, Julio Pomar, un recluso de la Unidad 32 de Florencio Varela, se unió al reclamo que envuelve a las cárceles bonaerenses manifestando que existe una “Emergencia Sanitaria”.

Necesitamos que la ley se aplique como es debido, porque hay hacinamiento en las cárceles, un colapso judicial, retardos de la justicia, violación del debido proceso, de la defensa en juicio, entre otras cosas”, aseguró Pomar. 

Finalmente, Cristian Frías, detenido por el delito de robo agravado en la Unidad 1 de Olmos, Pabellón 12, aseguró que llevan adelante la huelga de hambre en todas las cárceles bonaerenses, de manera pasiva y pacífica, como el único instrumento  para pelear por sus beneficios. 

Queremos que se termine la violación a los derechos humanos, el hacinamiento, la superpoblación, que se tenga en cuenta la educación, el trabajo y la salud, que es el pilar para la reincersión que no sólo nos beneficia a nosotros sino también a la misma sociedad“, expresó Frías.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.