caso volpin

Caso Volpin asomó supuestas evidencias de mala praxis

139

Argentina.- El caso de la periodista argentina causó revuelo e intriga, por lo que el abogado de la familia Volpin, Diego Pirota, anunció los avances de la causa y aseguró que “no tiene dudas” de que las lesiones que se encontraron en el esófago y el estómago de la periodista las causó la intervención médica negligente

La investigación tiene que ver con el informe pericial que se está ejecutando en estos momentos. Ya se comenzó a realizar hace 48 horas un parte preliminar; un informe que tiene que ver con lo que los peritos vieron. La semana que viene, el viernes, vamos a tener un estudio ya microscópico de esto, destacó el abogado.

Calculo que con ese informe se tendrá la suficiente certeza del cuadro en el que se encontraba Débora. No vamos a saber todavía las razones, ni las responsabilidades, presumo que ese procedimiento puede demorar unos cuantos días más. Se van a realizar otro tipo de medidas y de pericias”, agregó Pirota.

En tanto, en la familia hay dos peritos: un gastroenterólogo y un anestesiólogo que se reunieron con Pirota este jueves 8 de febrero.Está claro que entró una persona sana, argumentó.

En tal sentido, la forma en que se desencadenaron los acontecimientos levantó muchas especulaciones de parte de profesionales consultados y los defensores del caso Volpin. “Y menos de 15 o 20 minutos después fallece esa persona de una manera muy crítica. Pareciera que inmediatamente iniciado el procedimiento pudo haberse producido una crisis“, dijo el representante legal de la familia de Débora.

Médico impicado en caso Volpin cerró sus redes sociales

El médico especialista en Gastroenterología, Diego Bialolenkier, fue a cumplir con sus obligaciones el día del incidente al Sanatorio de La Trinidad como lo hacía habitualmente. Sin embargo, la jornada no tuvo nada de común.

El doctor, de 36 años, fue el encargado de realizarle la endoscopia a la periodista Pérez Volpin, que murió en medio de un estudio médico.

En el quirófano se encontraban la anestesista Nélida Puente y un enfermero, cuya identidad no fue relevante.

Para la común carrera de aquel gastroenterólogo en la medicina se trató de un punto cumbre detonado por un shock mediático que le llevó a cerrar todas sus redes sociales posterior a los acontecimientos.