Deportes

Ceballos en boca de todos

Argentina.- Boca se consagró campeón de la Copa Argentina 2015 al ganarle a Rosario Central por 2 a 0. Antes del partido se pudo ver un gran marco entre ambos equipos, un lindo duelo de hinchadas y todo parecía que los jugadores darían un gran espectáctulo futbolistico, pero en la cancha estuvo Diego Ceballos, que durante y al final del partido estuvo en boca de todos.

Todo empezó antes de que Ceballos sea designado para esta final. Boca y Rosario dieron de baja a Pitana, Vigliano y Losteau. Los clubes hace mucho tiempo influyen en las decisiones arbitrales, cuando no lo deberían; bajan a alguno por un mal recuerdo, quieren a otro por buenos resultados o rendimientos amigables y mucho más se dan el gusto de elegir en estos contextos políticos de altísima permeabilidad. A principio de año, tanto D’onofrio (presidente de River) y Angelici (presidente de Boca) iban juntos por un mismo camino y ambos proponían un cambio para el fútbol argentino, ese cambio que hoy se encuentra a la vuelta de la esquina. Al presidente de Boca, se le escuchaba decir “Los clubes no pueden elegir los árbitros“, dichos que hoy se estarían contradiciendo.

Todo esto lleva al mal partido que dirigió Diego Ceballos, que no es raro su pésimo arbitraje, pero en este caso se trato de la final de la Copa Argentina. Este árbitro se especializa en cobrar penales y sacar tarjetas siempre a partir del invento de cobrar lo que no es. En septiembre del 2014, Ceballos dirigió Olimpo contra Boca en Bahía Blanca, partido que terminó a favor del equipo de la ribera y con dos expulsiones por parte del local. Luego del encuentro, el entrenador de Olimpo, Walter Perazzo declaró muy fuerte contra el árbitro diciendo “Ceballos alentaba a los jugadores de Boca, en los tiros de esquina les decía que el gol ya iba a llegar”. Y ayer dirigió la final porque todo el mundo del fútbol lo permitió, tanto Boca Juniors como Rosario Central dieron su visto bueno para que dirija ese encuentro, luego de que ya habían dado de baja a otros pitos, con los argumentos que cualquier equipo da para que un árbitro no dirija. Todo eso trajo tus consecuencias.

El tribunal de disciplina y el colegios de árbitros tendrían que ser independientes, y para estos partidos convocar a los mejores, todos dirán que los mejores tambien se pueden equivocar y la afirmación es correcta, les puede pasar a los mejores, pero hay mas chances que pase con Ceballos. Todos se equivocan, jugadores, técnicos, árbitros, hinchas, pero si a conciencia de como dirige Diego Ceballos se lo pone para arbitrar este encuentro es una obviedad que podía pasar lo que terminó ocurriendo. Es fácil saber el porque Ceballos no puede dirigir un partido de la importancia que hubo en juego, solamente hace falta recurrir a los archivos y ver que los argumentos sobran.

Segura y Tinelli saben lo que está en juego el 3 de diciembre, saben el cambio en el fútbol argentino se necesita de manera inmediata. Daniel Angelici, luego de cambiarse de postura y acompañar en las elecciones a Seguro, empezó a jugar su partido. En primer luegar, después del echo ocurrido en el partido de vuelta frente a River en la Copa Libertadores 2015, fue a Paraguay a buscar que no suspendan a su equipo jugar las siguientes Copas Internacionales y lo consiguió. En segundo lugar, y para muchos lo mejor que pudo hacer en su mandato, la contratación de Carlos Alberto Tévez. Se habla de Angelici, pero los dirigentes de cualquier equipo buscan sacar hasta la mínima ventaja que esta AFA la permite.

El partido a Ceballos lo superó, fue un encuentro más para extender su capacidad para cobrar lo que no es. Pero el problema no fue solamente el árbitro, también tuvo influencia el presidente actual de la AFA, Angelici y la institución rosarina. Central permitió que dirija por el argumento de haber perdido solamente 2 encuentros de 21 que lo había arbitrado. En un campo de juego donde no se podían hacer muchos pases seguidos, se veía que se definiría por una jugada clave. La primer polémica llego en la jugada del gol de Marco Rúben, pero en fin estuvo bien anulada ya que en una disputa por el balón, al intervenir un jugador en offside (en este caso Larrondo) lo jugada tiene que ser anulada. Bien anulado el gol, y por pensar que había sido lícito, el Chacho Coudet por sus reclamos fue expulsado, dejando a su equipo sin su referente.

Y al empezar el segundo tiempo llegaría un penal inexistente cobrado por Ceballos, a tres metros del área, que cambió todo el rumbo de la final, ya que esa decisión altero el resultado. Ya en tiempo agregado llegó el gol de Chávez, en posición adelantada. Muchos dirán Aumente si vió el offside de Larrondo y no la de Chávez, son jugadas distintas, en la del jugador de Central fue una pelota detenida, en cambio en el gol del ex Banfield, era una jugada rápida y en moviemiento. En fin, ese gol pasa a segundo plano, ya que el error principal y del cual se va a hablar vaya uno a saber cuanto tiempo, la tuvo Ceballos en la jugada del invento de penal.

Arruabarrena habla del lugar que tiene porque en su cabeza sabe que a veces a uno lo perjudican y otras lo benefician. Por último, el hincha de Boca dirá que lo perjudicaron muchas veces en todo el año y que una vez que le beneficien está en lo correcto, luego pasará un tiempo y los hinchas de River, en un hipotético beneficio, podrán decir que como lo perjudicaron en algún partido y en alguno le tenían que devolver con ayuda, ambos hinchas de los clubes tendrán la razón, porque este fútbol argentino con esta categoría de árbitros lo permite.

El principio de todo es que Ceballos no debió estar ahí.

Marketing Digital Experience

Francisco Javier Esquivel

Comunicación Social (UBA), Los equipos se arman de atrás para adelante

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

Close
Close