Censuraron libro con contenido LGBT en Rusia

80

Rusia. En Rusia existe una ley que censura contenido de propaganda gay aprobada por el actual presidente Vladimir Putin en el año 2013.  

Tal medida prohíbe en Rusia contenido explícito sexual gay, es por eso que el libro con contenido LGBT de la escritora V.E. Schwab, bajo la casa editorial Rosman responsable de su traducción, censuró una escena gay porque atentaba contra la ley.

La escena del libro la trilogía “Shades of Magic” que hizo ruido en Rusia fue la de una relación romántica entre dos hombres, personas que encarnan a las parejas en la historia. Al percatarse de la situación, la escritora leyó la versión rusa y la suya. Fue así que logró ver cómo censuraron su obra, y todo fue posible gracias a que un fan ruso le hizo saber tal situación.

En Rusia en el año 2013 fue aprobada una ley que prohibía la difusión de contenido que promocionara la homosexualidad en especial la que iba dirigida a los menores de edad. Las penas  iban con multas y penas de cárcel. La medida fue aprobada por la Duma (Es Asamblea en ruso) el 11 junio de 2013, luego por la Asamblea y seguidamente por el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Y es que, con el propósito de proteger a los menores existe en Rusia la Ley Federal que busca resguardar a los niños para que no estén expuestos a información que puedan perjudicar la formación de sus valores familiares y tradicionales, la cual tiene como objetivo restringir material que explícito que tergiverse las opiniones sobre el valor social de las relaciones entre hombres con hombres, y mujeres con mujeres.

La editorial Rosman ratificó que sí se impusieron medida de censura al contenido de la obra, pero solo para obedecer a una ley que rige en el país ruso. La medida rusa, al parecer compara a los homosexuales con pederastas, declarando así, a su país libre de la homosexualidad para aumentar su tasa de natalidad.

Pese al inconveniente, las editoriales rusas tratan la forma de  hallar  una solución para publicar material extranjero sin quebrantar las leyes del país.

Aunque en Rusia, la homosexualidad no es un delito, y así lo estipula la ley desde 1993, difícilmente una persona  lesbiana, gay, transexual o bisexual pueda expresarse libremente por las calles o llevar consigo el estandarte de la bandera del arcoíris.