viernes, octubre 22, 2021
InicioDeportesCentral vapuleó a Newell's, que se quedó sin técnico

Central vapuleó a Newell’s, que se quedó sin técnico

Rosario.- La ciudad se vistió de fiesta y una vez más, los festejos fueron para el canalla. Con baile y todo en el final, ganó 2-0 y estiró la paternidad a ocho partidos. Bernardi se fue de la institución rojinegra.

El fútbol es un deporte con lógica, y ocurrió lo que tenía que pasar: el elenco auriazul apabulló a un equipo rival totalmente desconcertado.  En un encuentro en el cuál los dirigidos por Chacho Coudet pudieron encontrar rápidamente las formas para romper el cerrojo adversario, los locales se quedaron con la victoria de forma  inobjetable. La diferencia fue solo de dos goles pero pudieron haber sido más. La figura del partido, Marcelo Larrondo y Marco Ruben marcaron los tantos. Los del parque se quedaron sin director técnico después de la caída.

El partido comenzó con un Newell’s dominador del juego. A partir de una fuerte intensidad, los mediocampistas coparon el centro del campo y cortaron el pase de salida de Central, que evidenció falencias para construir juego. Pero eso solo duró diez minutos.  No alcanzó ese pequeño lapso que tuvo la lepra para poder llegar a tener acciones claras, más allá de que las aproximaciones estuvieron.

Luego del primer cuarto de hora, en el banco de Central encontraron la solución y primero se notó la estabilidad; más tarde, la superioridad. Giovanni Lo Celso bajó a la zona del cinco propio, salió de la zona de Fabricio Formiliano y pidió la pelota. Ya con Javier Pinola como lateral, y en algunas ocasiones con José Luis Fernández, empezaron a generar superioridad numérica por la derecha. En el lado opuesto, sin pasarla mal, se empezaron a mostrar complicaciones para recuperar el esférico lejos de su área, en gran parte por el estado físico de algunos de sus jugadores. Con el correr de los minutos, Central afianzó la hegemonía y ya en el final de la primera parte, sin tener muchas más situaciones que los comandados por Bernardi. Eran observables dos cosas: en primer lugar triunfó en la batalla táctica el conjunto local; la segunda, es que la visita tenía que hacer un cambio en la mitad de la cancha para recuperar fuerzas y poder proseguir con su estrategia de juego.

En el complemento, el rojinegro no modificó caras y Coudet decidió hacer una sustitución lógica: Gustavo Colman por Walter Montoya. Así, la tendencia favorable de los centralistas continuó y se consolidó sin chances de retorno. Posteriormente a una pérdida de Luis Advíncula en fase ofensiva, Fernández contragolpeó por la izquierda y lanzó un centro razante que Marcelo Larrondo capitalizó tirandose al suelo.

Desde ese momento todos pensaron lo mismo, y nadie se equivocó. No fue necesario esperar al final para saber quién iba a ser el ganador. Las fisuras que mostró Newell’s, pasaron a ser grietas y ya culminado físicamente y anímicamente, fue por obligación a buscar el empate.

En ese contexto, entró Scocco para sumar a alguien nuevo en el ataque, y salió un defensor, armando línea de cuatro. Con dicha modificación solo se consiguió ablandar más a una defensa que sufrió horrores los pases al vació en sus espaldas. Marcelo Larrondo hizo arte del pivoteo y fue un delantero que hizo jugar. Marco Ruben tuvo varias, Larrondo, Fernández y Lo Celso, otras. El partido empezó a tener diferencias insalvables y fueron acentuados aún más cuando fue expulsado por doble amarilla Franco Escobar.

En tiempo cumplido, el goleador del 2015 cumplió con su tarea y cerró el marcador. Tras un nuevo desborde de José Luis Fernández, la pasó hacia atrás en la zona del volante tapón. Recostado sobre la izquierda, Gustavo Colman, prácticamente dentro del área penal, le entregó un pase exquisito al nueve que definió por encima del cuerpo de Ezequiel Unsain. Un gol que merecía hace rato Ruben.

En definitiva, Central se alzó de manera notable el siempre disputado clásico rosarino. La ventaja sobre la lepra es de ocho encuentros, y suma seis de seis en la competencia doméstica. En la vereda de enfrenta las lamentaciones y las culpas no paran de rebotar. Un club hace solamente dos años, estuvo a puntar de tocar el techo internacional, ahora está totalmente descompuesto por erróres dirigenciales. En consecuencia, Lucas Bernardi es el quinto entrenador que se va de su puesto luego del ciclo Martino.

Renunció Bernardi

«Agradezco por estos meses de convivencia. No tengo más que decir». Solo diez segundos habló el rosarino con la prensa y se fue. Tuvo una efectividad del 41% (cinco victorias, cinco empates y seis derrotas). Números que resumen un mandato irregular y con demasiadas fallas.

La frase: «Lo jugamos con la final del mundo»

«Lo jugamos y lo sentimos como si fuera la final del mundo, ganamos un gran partido y hay que prepararse para lo que viene», manifestó el Chacho.

 

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments