CFK y su hija deben pagar deudas de sus inmuebles

101

Argentina.- La exmandataria de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y su hija Florencia, deben pagar las deudas de servicios e impuestos de sus residencias.

Así lo determinó el juez Claudio Bonadio, quien intimó a las procesadas por asociación ilícita y lavado de dinero, a cancelar las deudas que pesan sobre los departamentos en donde residen y que son propiedad de Los Sauces SA .

El abogado de la familia Kirchner, Carlos Beraldi, aseveró que esa medida significa que “el juez Bonadio amenazó con desalojar a Florencia y a Cristina Kirchner de sus respectivas casas”.

[pullquote] De no cancelar en el plazo ordenado, “se podrán iniciar medidas judiciales de cobro y desalojo”.[/pullquote]

Florencia tiene 48 horas para pagar más de $ 43.000, en la cuenta de la intervención judicial “bajo apercibimiento de iniciar acciones judiciales de cobro y desalojo”.​

Por su parte, a la expresidenta del país austral se le exigió que “acredite los pagos de gastos ordinarios” de un chalet ubicado en Río Gallegos.

La misma notificación intimó a Cristóbal López a desalojar un departamento, propiedad de la inmobiliaria de Fernández de Kirchner, que alquila en Madero Center.

La notificacion fue enviada a la familia el miércoles por parte de Bonadio y las Kirchner, además de pagar las deudas de cada inmueble, deben presentar los contratos de arrendamiento. Los inquilinos de Los Sauces deberán cancelar los alquileres a la interventora del Condominio Máximo y Florencia Kirchner.

En la misma solicitud se pidió entregar información acerca de los horarios, cargos, funciones y salarios de Florencia Kirchner y el jardinero Ramón Ángel Díaz Díaz, únicos empleados activos de Los Sauces.

Según el abogado de Cristina Fernández, viuda de Kirchner, el juez Bonadio “amenaza ahora con desalojar a Cristina Kirchner y a Florencia”, como parte de su estrategia para dañar a la familia.

Los alquileres de Los Sauces deben ser depositados en la cuenta de la intervención judicial, a cargo de Francisco Branda, y, los pagos por los inmuebles que pertenecían a la Sucesión Néstor Kirchner, en una cuenta que es administrada por  la interventora, Raquel Moyano.

Tanto Cristina Fernpández, como Florencia Kirchner y el empresario Cristóbal López, acumulan deudas y obligaciones por alquileres vencidos y gastos de servicios de las viviendas, y de no cancelar en el plazo ordenado, “se podrán iniciar medidas judiciales de cobro y desalojo”.