chalecos amarillos

“Chalecos amarillos” volvieron a manifestar en toda Francia

121

Los manifestantes conocidos como los “chalecos amarillos” salieron nuevamente a la calle este sábado en toda Francia. De acuerdo con el ministerio del Interior, el movimiento que comenzó hace tres meses continúa perdiendo participantes cuando hasta ahora se contabilizan 13 sábados de intensas protestas. 

Sin embargo, el movimiento rechaza las cifras que reivindica el organismo francés al asegurar que las jornadas de protestas cuentan con al menos 116.000 manifestantes.

De hecho, un sondeo publicado el jueves, dos de cada tres franceses (64%) apoyan el movimiento. 

“No hay que rendirse, hay que ganar para tener más justicia social y fiscal en este país”, dijo Serge Mairesse, un jubilado de Aubervilliers, cerca de París, que llevaba una pancarta reclamando el restablecimiento del impuesto sobre la fortuna, que el presidente francés, Emmanuel Macron, redujo sustancialmente. 

Como Mairesse, otras ciento de personas llegaron por la mañana a los Campos Elíseos, en París, donde se tenía pautado saliera una manifestación en dirección a la Torre Eiffel, según indicó un periodista en el lugar.

“Este movimiento expresa la auténtica cólera social en este país, la gente que nunca se escucha”, agregó Mairesse, de 63 años, quien participa activamente en su undécima manifestación desde que empezaron las protestas, en noviembre

Lea también Mujer se suicidó lanzándose de un puente con su hijo en brazos

Un hombre perdió la mano en la protesta  

Durante esta nueva jornada de protestas, los “chalecos amarillos” llevaban consignas contra la policía, a la que acusan de haber provocado varios heridos usando sus balas de goma. 

En medio de la represión, un hombre perdió una mano al estallarle una bomba lacrimógena lanzada por la policía francesa.

“Cuando los policías quisieron dispersar a la gente, (la víctima) recibió una granada de dispersión en la pantorrilla, quiso darle un golpe con la mano para que no explotara en su pierna, pero cuando la tocó estalló (…) gritaba de dolor, ya no tenía ningún dedo, no quedaba casi nada encima de la muñeca”, contó uno de los testigos.

Lo “chalecos amarillos” se han hecho un lugar en la historia: son conocidos en todo el mundo y su movimiento promete los inicios de una gran organización que, con certeza, podría terminar en un partido político popular. 

Su ejemplo y el sello de “chalecos amarillos” ha sido replicado por otras sociedades en Europa, que han tomado esa bandera para luchar por la salida de los Gobiernos derechistas de la región e imponer una agenda social y ciudadana. 



Profesora de Castellano, Literatura y Latín. Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador - Instituto Pedagógico de Caracas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *