Chica trans será candidata a senadora por la Provincia de Buenos Aires

100

Argentina.- Daniela Castro de 42 años está aspirando a ser la senadora por la Provincia de Buenos Aires, Argentina para las elecciones de 2017 cuya duración en cargo será de cuatro años. 

Daniela Castro residente de Mar del Plata, a 418 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, se trata una mujer trans, candidata como Senadora provincial por la quinta sección electoral para las próximas elecciones. Ella ha reconocido que en la sociedad aún existen prejuicios y es machista, por eso su problema para abrirse paso en la política tuvo que enfrentar la discriminación por trans, y luego por ser mujer.

“Mi propuesta es ser a través de mi candidatura una plataforma con perspectiva feminista que entienda a las mujeres, sus espacios, y derechos los cuales podrán ser modificados a favor de las mujeres”, explicó Castro.

La voz de Castro es femenina, de una mujer esbelta, joven y de una sonrisa esplendida.  Su candidatura encabezó la quinta sección electoral, que comprende 27 partidos, entre los que destacan Mar del Plata, Chascomús, Dolores, Balcarce y Necochea, entre otros. Sin embargo, ella busca hacer frente al machismo. Su contrincante será Vamos.

“Mi experiencia en la política se ha conseguido con mucho machismo, ya que en Argentina está enquistado el machismo, sin embargo aspiro promover leyes para mujeres y varones”, detalló.

Castro incursionó en la política en 2003, pero llegó a esa vida gracias a decisiones conscientes que le hicieron reclamar el derecho de las personas “frente a las injusticias que vivían”.

Castro fue la primera chica trans en tener un cargo público en la Provincia

Sobre su proceso de reasignación de sexo Castro dijo que su familia la apoyó en su búsqueda de lograr ser la persona que ella sentía que debía ser.

La candidata narró que durante un momento de su vida se prostituyó para conseguir dinero, “no fue fácil, pero tuve que hacerme un antes y un después”, aseveró a los medios. Aunque manifestó que evitó esa decisión no lo pudo evitar, porque no contaba con otra forma para obtener ingresos, contó Castro.

Previo a la ley de identidad de género sancionada en mayo de 2012 Casto fue detenida en varias ocasiones. Llegando a pensar que su vida acabaría mal, dejó la prostitución, comenzó a trabajar en actividades sociales, políticas, y en los sindicatos. Luego incursionó en otras actividades que le permitieron crecer y transcurrir largos 14 años para ser actualmente candidata como senadora por la Provincia de Buenos Aires.