Deportes

Chicago aplastó a Newell’s y sueña

Mataderos-. Los imposibles trascurren todo el tiempo. El mundo del fútbol es una caja de sorpresas y quedó demostrado hoy, cuando Nueva Chicago, equipo que está en la cornisa del edificio llamado “primera división”, goleó, apabulló y finalmente, humilló a un Newell’s que jamás encontró las respuestas. La utopía de la permanencia ya no es solo un sueño, pasó a ser una realidad. Cuatro de los cincos goles totales, los marcó Alejandro Gagliardi.

Un equipo práctico, y directo. Un Gagliardi que hoy se vistió de goleador. En primera instancia, a los seis minutos de juego, encontró tras un pase en profundidad de Mauricio Carrasco, una mano a mano inmejorable Alejandro Gagliardi, que capitalizó dandole el 1-0 al Torito. La espalda de Gabriel Báez era un vía rápida y simple para los de Mataderos, que manejaban muy bien el partido.

La Lepra intentó reencontrar el ritmo de juego, e incluso tuvo una jugada con el propio Báez y otra con Maximiliano Rodríguez. No obstante, los de Forestello llegaron al segundo gol cuando promediaba la media hora, nuevamente mediante el oriundo de Córdoba. Desde el séctor derecho y afuera del área, con muy poco ángulo, se la metió de emboquillada a Ezequiel Unsain, que no podía creer semejante golazo. El partido estaba 2-0, y Chicago se empezó a florear.

Ya eran muy pocas las ofertas ofensivas de el Rojinegro, que pese a poner mucha gente en ataque, era previsible y monótono. Hernán Bernardello, intentaba ser el eje, pero sus cualidades no eran acordes a lo que pretendía el cotejo.

Llegando al final de la primera parte, Fernando De La Fuente, ingresó por el la mitad de la cancha con una facilidad asombrosa, y le entregó otro mano a mano en bandeja a Alejandro Gagliardi. Ezequiel Unsain, desesperado salió con fuerza desmedida y le hizo un penal. El ex Rosario Central, lo aprovechó y lo cambió por gol. Era una paliza, y la figura, ya estaba clara.

Si había una mínima esperanzas de que en el segundo tiempo las cosas cambien, fueron rápidamente apagadas. Primero, cuando Lucas Bernardi, entrenador del elenco Rosarino, no hizo ninguna modificación; Segundo, cuando Nicolás Sainz a los 180 segundos de juego, por medio de un testazo, marcó el 4-0.

Para finalizar, a los 13 minutos del complemento, otra vez, el apellido estelar del día, Gagliardi, anotó el 5-0 final, tras una habilitación de Matías Gimenez.

Desde ese momento, Chicago desaceleró, y empezó a disfrutar a la par de sus hinchas que aún conservan la fe. En el otro lado, hubo tiempo aún para la lastima, sin embargo, lo peor ya había sido consumado.

Síntesis

Nueva Chicago (5): Lanzillota; Galarza, Masuero, Sainz, Arias; De La Fuente, Lemos, N. Giménez; Carrasco, Gagliardi y Baldunciel.

Newell’s (0): Unsain; Escobar, Cáceres, Paz, Báez; D. Rodríguez, Villalba, Bernardello, Mugni; Scocco y M. Rodríguez.

Marketing Digital Experience

Axel Leonel Rolon

Rosario. Actualidad de Rosario Central y Newell's Old Boys. Eventualmente, temas relacionados a la política. Twitter: @AxelRolón1 Otros medios de comunicación: FM Metropolitana, 103.7 (Rosario)

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

Close
Close