China le plantó la cara a Trump

96

Este lunes, China contestó a la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de investigar si sus empresas atentan contra la propiedad intelectual de Estados Unidos, y ha asegurado que tomará medidas si comprueba que esa norma perjudica sus intereses comerciales.

Horas después de que Trump firmara un memorando en el que ordenaba la apertura de una investigación para determinar si las prácticas de China en materia de “propiedad intelectual” dañan a las empresas estadounidenses, el país asiático respondió que no va a quedarse de brazos cruzados si resulta afectado.

“China no se rendirá definitivamente, sino que tomará todas las medidas apropiadas para salvaguardar resueltamente sus derechos e intereses legítimos”, apuntó el Ministerio de Comercio, a través de un comunicado.

En un acto que se llevó a cabo dentro de la Casa Blanca y acompañado por el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin; y el Representante de Comercio Exterior, Robert Lighthizer, Trump firmó el memorando y aseguró que “es sólo el principio”.

“Protegeremos los derechos, patentes, marcas registradas, secretos comerciales y otra propiedad intelectual que es tan importante para nuestra prosperidad y seguridad”, aseguró el mandatario republicano.

Por su parte, el Ministerio de Comercio del país asiático ha expresado su “gran preocupación” por esta decisión y ha dicho que espera que Trump la lleve a cabo “con prudencia”, apunta el comunicado.

En la rueda de prensa diaria del Ministerio de Asuntos Exteriores, la portavoz Hua Chunying ha refrendado estas palabras y ha dicho que Estados Unidos “no puede destruir las reglas multilaterales” y que “cualquier medida proteccionista dañará las relaciones comerciales de China y los intereses de las empresas chinas y americanas”.

“Si Estados Unidos, en desacato de las normas multilaterales, adopta medidas pertinentes, China adoptará medidas para proteger nuestros derechos y cuestiones legítimas”, insistió.

La decisión tomada por Trump se produce en un momento en el que Washington busca la colaboración de Pekín para que use su influencia y convenza a Corea del Norte de la necesidad de rebajar la reciente escalada militar.

De hecho, los principales mandatarios de China están convencidos de que Trump ha utilizado esta medida para presionar al país y conseguir que su postura ante Corea del Norte sea más beligerante y crítica con el régimen de Kim Jong-un.