Científicos argentinos protestaron por recorte en el Conicet

102

Argentina.- Un grupo de científicos argentinos protestaron frente al ministerio de Ciencia y Tecnología por recortes presupuestarios que dejaron fuera a 500 becarios.

El titular de esta dependencia fue ratificado para continuar en el gabinete de la administración de Mauricio Macri en el cargo que desempeñaba desde la gestión de Cristina Fernández de Kirchner, al frente del ministerio de Ciencia y Tecnología.

El presidente Macri elogió la tarea de esa cartera durante los 12 años de gobierno kirchnerista, tiempo durante el cual se han repatriado a casi 1.000 científicos, se levantó un nuevo edificio ministerial y se incorporó a casi 5.000 investigadores.

A un año de Gobierno, José Lino Barañao, ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, sorprendió a todos al dejar fuera de la carrera de investigador a 500 profesionales que ya realizaban estudios previos, que habían sido recomendados por sus tutores de tesis y que además cobraban asignaciones en calidad de becarios.

Alrededor de 300 personas entre científicos, estudiantes, investigadores y docentes ocuparon parte del moderno edificio que el ministerio tiene en el barrio de Palermo.

Los manifestantes consideran que esta decisión que dejó por fuera a los 500 becarios es un  “despido encubierto”. La afirmación fue realizada en un documento que difundieron, en el que además advirtieron que el viernes 16 de diciembre se dieron a conocer los resultados de la convocatoria a la carrera de investigador científico.

Y que en dichos resultados se confirmó el feroz recorte en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), debido a que de los 874 recomendados por las distintas comisiones sólo fueron aprobados 385 ingresos.

La cifra está por debajo de la media anual acumulada hasta ahora de 700 ingresos y que en esta última convocatoria la relación debía ser mayor, ya que la cifra de postulados ascendió a 900.

La semana pasada, el titular del Conicet, Alejandro Cecatto, admitió la reducción por motivos presupuestarios en un encuentro con los medios acreditados a Casa de Gobierno, pero rechazó la comparación interanual. En ese sentido, explicó que el año pasado ingresaron 930 personas y que este año serán unas 450.

Igualmente, detalló que no se puede hacer la comparación por año debido a que el número del 2015 era muy alto y no era lo normal. Además, agregó que las últimas incorporaciones durante el kirchnerismo se realizaron “sin ningún criterio”, en función de que era el último año de un Gobierno y que lo normal es que ingresen  600 o 700 personas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *