Científicos crearon batería de litio

Un equipo de científicos y especialistas chinos consiguió desarrollar una batería de litio que funciona a una temperatura de -70ºC, debido al frío persistente y existente en las cercanías del espacio y de los sitios más fríos de la tierra. 

Según reseñó EFE, aunque las baterías de litio se encuentran preparadas para operar en climas relativamente fríos, en la generalidad de los casos cuando la temperatura es inferior a -20ºC su rendimiento cae un cincuenta por ciento, mientras que a -40ºC solo tienen alrededor de un doce por ciento de su capacidad. 

En este sentido, el inconveniente es que los electrolitos de las baterías (el medio químico que transporta los iones entre los electrodos) ven ralentizada su conductividad, de manera que las reacciones eléctricas y químicas que suceden en la interfaz del electrolito y el electrodo resultan más lentas. 

litio

 

Uso del electrolito

Lo que han realizado estos científicos para conformar esta pila ha sido emplear un electrolito de éster (acetato de etileno) que posee un punto de congelación bajo, lo que le consiente conducir una carga eléctrica inclusive a temperaturas extremadamente bajas.

Al mismo tiempo, los electrodos se encuentran hechos con unos compuestos orgánicos que no se sustentan en la intercalación, lo que hace posible que funcionen mejor con el frío. 

Primera batería de ion de litio

Por otro lado, un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford expresó haber desarrollado una solución para la potencial explosión de una batería de ion de litio al sobrecargarse.

Se trata de una fina película de níquel que hace que la batería se apague de forma automática cuando se caliente demasiado para volver a encenderse una vez se haya enfriado.

Esto favorecería a evitar tanto las explosiones como los daños que pueden sufrir al sobre calentarse.

Así, las típicas baterías de ion de litio consisten en dos electrodos y un electrolito líquido o en gel que transporta las partículas entre ambos.

El inconveniente viene cuando este electrolito se sobre calienta por encima de los ciento cincuenta grados, que es cuando puede iniciar a arder y provocar una explosión.

Por último, para solventar este problema, la profesora de ingeniería química Zhenan Bao y su equipo en Stanford han desarrollado una fina película elástica de polietileno con unas pequeñas puntas de níquel.

Patricia Arnone

Patricia Arnone

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email