Salud

Claves y secretos de la dilatación

La dilatación es la primera de las tres fases del parto y lo más importante en este momento es controlar la tensión para que ocurra con rapidez

La dilatación se controla o se mide realizando evaluaciones vaginales constantes. Las fases que le siguen son el denominado expulsivo y termina con el esperado alumbramiento.

Esta fase se trata de la desaparición del cuello uterino y en el ensanchamiento de manera progresiva hasta que este logra un diámetro de más o menos diez centímetros, lo que hace posible el paso del bebé. Para lograr este agrandamiento se generan las conocidas y temidas contracciones uterinas, las cuales generan que las fibras musculares del cuello del útero se vayan estirando.

Para conseguir que la dilatación sea lo más rápida posible, resulta de suma importancia que la paciente se encuentre, en la medida de lo posible, relajada. Para ello y una clave que resulta sumamente útil para controlar la tensión es la información, tener conocimiento a qué se va a enfrentar, conocer los pasos y qué es lo que tiene que hacer puede hacer más fácil el proceso y por ende aliviar a la mujer.

Time to birth

Todo a su debido tiempo

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) explica que la dilatación se divide en dos fases qué consisten:

-Fase latente: en esta etapa se presentan contracciones irregulares y se llega hasta los cuatro centímetros de dilatación.

-Fase activa: una vez que se logran los cuatro centímetros se inicia la fase activa, la cual terminaría al alcanzar los diez centímetros de dilatación. El ritmo de dilatación sería de un centímetro por hora.

En caso de no existir ninguna complicación, el personal médico que atienden a la futura madre realizarían exploraciones cada cuatro horas para controlar la dilatación.

Sin prisa, pero sin pausa

La SEGO asegura que no existe un tiempo promedio para la fase latente. Sin embargo, en el caso de la fase activa, se prevé que si la mujer es primeriza el promedio sea de ocho horas, no debería superar en ningún caso las 18 horas; y en caso contrario, cinco horas es lo estándar, no pasaría de las 12 horas.

Las contracciones

La matrona Nieves Asensio quien labora en el Hospital de Manises, afirma que tal como su fama las refiere las contracciones sí son dolorosas, pero cada mujer las percibe con más o menos intensidad.

Sin embargo, Asensio asegura que el dolor depende de múltiples factores, como los estímulos fisiológicos, psicológicos y socioculturales. Esto hace que cada mujer sienta el dolor y lo afronte de maneras diferentes, por lo que no se puede generalizar.

¿Todas las contracciones dilatan?

Un tipo de contracciones conocidas como Braxton Hicks, son las que se tienen a lo largo del embarazo. Asensio, asegura a veces resulta difícil diferenciar estas a las propias del parto. En este sentido, la clave para distinguirlas es que las Braxton Hicks no aumentan de manera constante su duración, intensidad ni frecuencia y no provocan la dilatación del cuello del útero.

¿Funcionan los ejercicios de relajación?

Según la experta, estos ejercicios permiten relajar los músculos, minimizar la ansiedad, entrar en un estado de tranquilidad y seguridad y funcionan como una distracción al dolor. Todo ello contribuye a la liberación de oxitocina, esencial para la dilatación.

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close