Comenzaron las negociaciones de paz en Siria

93

Kazajstán- Los autores clave en la guerra de Siria se reunieron este lunes en la capital de Kazajstán con el fin de consolidar un alto al fuego en todo el país, el cual podría allanar el camino para una solución política luego de casi seis años de guerra.

Se espera que las negociaciones entre los rebeldes y la delegación del gobierno, patrocinadas por Rusia y Turquía, duren tres días. Moscú y Ankara ha estado respaldando distintas partes el conflicto.

En Astana habrá delegados de Rusia, Irán, Turquía y las Naciones Unidas.

La nueva administración de Estados Unidos comentó que no mandará una delegación a las conversaciones en vista de “las demandas inmediatas de la transición”, pero estará representada por su embajador en Kazajstán.

Se espera que después de las conversaciones de Astana siga una reunión mediada por la ONU en Ginebra, Suiza, el 8 de febrero. 

Cabe destacar que estas conversaciones se diferencian de la anteriores porque están probando una asociación renovada entre Moscú y Ankara, que desde hace unos seis años han respaldado fielmente las diferentes partes del conflicto.

Turquía ha estado apoyando firmemente a las fuerzas rebeldes cerca de su frontera, mientras que Moscú esta aliado a Bachar al Asad, y su participación militar jugó un papel importante en los últimos avances del régimen en Aleppo. Los combatientes de Irán también han luchado en el lado de las tropas del gobierno.

Estados Unidos, por su parte, ha jugado en un segundo plano en los últimos meses y no estuvo involucrado en los esfuerzos que se hicieron previamente de cese del fuego.

Moscú y Ankara usaron su influencia sobre el terreno el mes pasado con el fin de asegurar un frágil alto al fuego, el cual entró en vigor el 30 de diciembre luego que los combatientes rebeldes perdieran el control del este de Aleppo.

La esperanza es que Turquía y y Rusia puedan utilizar su influencia para consolidar una tregua y, de forma más ambiciosa, una resolución de un conflicto en el que murieron más de 300.000 personas y desplazó a más de la mitad de la población de la nación.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *