Comenzaron los avistamientos de ballenas en México

275

La costa de México del océano Pacífico recibió hoy los primeros ejemplares de ballena gris de la temporada migratoria, durante la cual estas ballenas recorren unos 18 mil kilómetros desde el frío mar de Bering, entre Rusia y Alaska. 

Dentro de los cinco santuarios balleneros del noroccidental estado de Baja California Sur, es posible avistar ya algunas de las 3.000 ballenas que cada año llegan a pasar el invierno y reproducirse tras la mayor migración de mamíferos del mundo.

Las importantes concentraciones de sal de los santuarios permiten que estos mamíferos marítimos floten, por lo que las crías de ballena aprenden a nadar con más facilidad. 

A lo largo de los cinco meses de estancia en la costa mexicana, alrededor de 70.000 visitantes de todo el mundo llegan para observar los cetáceos, lo que supone un impulso económico para la región.

 

Tipos de visitantes

De manera tradicional los visitantes eran mexicanos y estadounidenses, aunque en los últimos años está aumentando el turismo europeo, atraído por la grandeza de estos cetáceos, contó a Efe el guía turístico Antonio Choy.

Los visitantes, vestidos con chalecos salvavidas, son trasladados a alta mar mediante lanchas a motor con capacidad para unas seis personas, y pueden avistar e incluso tocar a los mamíferos.

Muchos de los turistas valoran que estos recorridos son especialmente cuidadosos con el estado natural de las ballenas, a las que intentan no perturbar, y que también pueden avistar delfines y otros animales del entorno.

En este sentido, Salcedo se mostró muy sorprendido de que hay “ballenas de muchos colores”, algunas grisáceas y otras más azules, además de delfines que brincan y todo tipo de aves que sobrevuelan los barcos.

Del total de las 1.500 ballenas que cada año nacen en la costa mexicana, la mayoría lo realizan en el santuario de “Laguna Ojo de Liebre”, situado en el municipio de Mulegé, al noroeste de Baja California Sur.

Dentro de esta misma laguna fue donde la temporada pasada nació una cría albina de ballena gris.

Son pocos los registros de mamíferos con albinismo, un trastorno genético que produce una reducción o ausencia total del pigmento de color.

Una investigación de científicos mexicanos señaló recientemente que las ballenas se desplazan cada año más al sur en busca de aguas más cálidas debido a los efectos del cambio climático.